El Ayuntamiento de Bilbao cierra la discoteca Moma otros cuatro meses

Un grupo de jóvenes accede a la discoteca Moma./Luis Ángel Gómez.
Un grupo de jóvenes accede a la discoteca Moma. / Luis Ángel Gómez.

La sanción por exceso de ruido le será comunicada esta semana y deberá cumplirla de inmediato

AINHOA DE LAS HERAS y LUIS GÓMEZ

El Ayuntamiento de Bilbao notificará «hoy o mañana» a los responsables de la discoteca Moma, ubicada en Rodríguez Arias, la orden de cerrar cuatro meses y una semana al superar nuevamente los niveles permitidos de ruido, según informaron ayer desde el área de Movilidad y Sostenibilidad que dirige el concejal Alfonso Gil (PSE). El cese temporal de la actividad, que se produce tras la acumulación de cinco expedientes, debería realizarse «de forma inmediata una vez que les sea notificada» la sanción, apuntan las mismas fuentes.

Las infracciones por superar los 95 decibelios en el interior o los 25 en algunas habitaciones del hotel contiguo se detectaron en los primeros meses de vida y en septiembre, ya que este pasado fin de semana las mediciones realizadas por la concejalía de Movilidad no han detectado «ninguna incidencia».

La sala, que lleva abierta desde enero y ha acumulado un total de once expedientes sancionadores, ya ha estado cerrada en dos ocasiones y le han multado otras dos veces. La primera clausura se ejecutó en el mes de agosto. La segunda, una semana en octubre, se aplicó como medida cautelar al entender el Consistorio que se saltaba los niveles de ruido de forma deliberada.

Problemas de «inseguridad»

Tras su primera reapertura, el pasado 7 de septiembre, se desplegó en la puerta del Moma un fuerte dispositivo tanto de Policía Municipal como de seguridad privada y educadores, para evitar que los clientes provocaran molestias a los residentes y a los huéspedes del hotel Ilunion, ubicado junto a la discoteca, uno de los principales afectados.

Según la asociación de vecinos de Rodríguez Arias, los problemas, esta vez de «inseguridad ciudadana», han vuelto a su calle durante el fin de semana, sólo quince días después de su segunda reapertura. Aseguran que en la madrugada del 17 de noviembre, viernes, se produjo una pelea sobre las cuatro y media de la madrugada que obligó a intervenir a la Ertzaintza. Según fuentes municipales, la riña se resolvió enseguida y los agentes no llegaron siquiera a identificar a los implicados.

Un vigilante del hotel contiguo denuncia insultos y acoso por parte de clientes de la discoteca

Durante la madrugada del sábado, 18 de noviembre, el vigilante de seguridad del hotel interpuso una denuncia porque diez supuestos clientes de la sala de fiestas rodearon la entrada al establecimiento «esperando su salida», después de haberle «insultado» y reprochado los problemas que sufre el local de ocio nocturno.

Mientras los responsables del hotel lamentan que este fin de semana han acumulado «cuatro hojas de reclamaciones» de clientes molestos por el alboroto, los gestores del Moma sostienen que ha sido «tranquilo, no ha habido ningún problema». «He estado constantemente en la puerta», asegura Luis Ángel Rodríguez, uno de los socios. «A todo el mundo le mandamos a la acera de enfrente para que no molesten».

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos