El Ayuntamiento da el arreón final a Zorrozaurre con 65 millones para obras de urbanización

Vista de Zorrozaurre.

Es el trámite administrativo que faltaba para poder conceder las licencias de construcción a los inversores interesados

José Mari Reviriego
JOSÉ MARI REVIRIEGO

El Ayuntamiento de Bilbao, a través de su Junta de Gobierno, ha dado luz verde esta mañana al último hito que faltaba en Zorrozaurre para dar el arreón definitivo a esta zona expansión de 389.654 metros cuadrados. El Ejecutivo PNV-PSE ha aprobado el proyecto de urbanización de la futura isla, el gran trámite necesario que faltaba para empezar a pasar de las palabras a los hechos.

Esta operación, que básicamente consiste en preparar los solares para ponerlos en el escaparate de los inversores, abre ya la posibilidad a conceder licencias de construcción. El Gabinete que lidera Juan Mari Aburto ha reservado un presupuesto de 65 millones de euros para urbanizar de forma progresiva la superficie, en un completo proceso que incluye numerosos tajos: nuevo saneamiento, aceras, jardinería, iluminación, recogida de residuos, almacenamiento de aguas de lluvia, paseos, bidegorris y rotondas, entre otros trabajos.

El proyecto de urbanización era el último trámite que faltaba por aprobar en Zorrozaurre, después de un largo proceso administrativo. Antes de dar luz verde a esta operación, las instituciones públicas y empresas privadas involucradas en la transformación de la península han ido capeando diferentes fases: el master plan que elaboró la prestigiosa urbanista Zaha Hadid, fallecida el año pasado, para sentar las bases y el diseño de esa gran obra; la reparcelación, que ha obligado a determinar expropiaciones y derribos de antiguos pabellones; la reforma de las fachadas deterioradas de los edificios de viviendas actuales; la declaración de impacto ambiental y el programa de prevención para afrontar eventuales crecidas de la ría. La apertura del canal de Deusto, que es la pieza clave en la creación de la isla, se acaba de desatascar tras sumar 18 meses de retraso.

La aprobación del proyecto de urbanización da vía libre al arranque efectivo de las obras –ambos procesos se pueden compaginar en el tiempo, según fuentes municipales– en cada uno de los pilares de la ambiciosa operación de Zorrozaurre: viviendas, espacios para el desarrollo económico y equipamientos culturales y de ocio.

El proyecto incluye algunas novedades, después de someterlo a un periodo de exposición pública en el que empresas, particulares y asociaciones vecinales de la zona han presentado sus alegaciones al diseño. De esta forma, se incorpora una barandilla de protección al borde del canal; se modifica el diseño de la plazuela Yolanda González y la revisión de su alumbrado; se cubre una de las pistas deportivas de la zona de la Iglesia de San Pablo; se introducen cambios en el diseño del espacio libre en el entorno de los edificios de Ribera de Deusto 20 y 24; y se mantienen varios elementos pertenecientes a Vicinay Cadenas como vestigio de la memoria industrial de Zorrozaurre.

Asimismo, un inventario recopilará los elementos de protección existentes frente a la ría en busca de una solución de conservación. Además, se amplia la zona de paseo entre Elorrieta y el edificio de uso terciario de San Ignacio, y se abre un bidegorri unidireccional entre Elorrieta y el futuro puente de San Ignacio.

Fotos

Vídeos