Un avión con destino a Loiu regresa a Múnich por «un fuerte olor a quemado»

Un avión de Lufthansa se dispone a tomar tierra en el aeropuerto vizcaíno. /EFE
Un avión de Lufthansa se dispone a tomar tierra en el aeropuerto vizcaíno. / EFE

El piloto dio media vuelta cuando llevaban apenas 13 minutos de vuelo, entre los «nervios» y la «incertidumbre» de los 106 pasajeros que viajaban a bordo

Josu García
JOSU GARCÍA

Aitor G. es un comercial de una empresa guipuzcoana de maquinaria. Acumula muchas horas de vuelo a lo largo de sus más de diez años de trayectoria profesional. «Para vender hay que viajar», afirma. Sin embargo, nunca le había ocurrido lo que le sucedió el pasado martes, cuando el avión que le llevaba a Loiu desde Múnich dio la vuelta repentinamente para regresar a la ciudad alemana por un problema técnico. «Había un olor muy fuerte en cabina, como si fuera algo químico o a quemado, algo muy raro», recuerda. Lo cierto es que el anuncio del piloto por megafonía de que volvían a tierra sembró la inquietud entre el pasaje, formado por 106 personas. «Hubo nervios e incertidumbre, porque cuando algo no va como tiene que ir allí arriba, no sabes cómo va a acabar. El miedo es libre».

El aparato, un moderno ‘Airbus 321’, pertenece a la compañía Lufthansa. La aerolínea germana confirmó ayer el incidente, aunque descartó que se produjera ninguna situación de peligro real. «Se optó por regresar a Múnich por precaución tras detectarse un olor extraño», afirmó una portavoz, que no aportó más detalles sobre el contratiempo. Tras el aterrizaje en la capital bávara, el avión fue apartado del servicio hasta su exhaustiva revisión. Ayer ya volvió a operar, realizando varios vuelos interiores en Alemania. Todo hace indicar que se trató de una falsa alarma o un problema menor.

El incidente sucedió en el vuelo LH1826, que despegó a las 15.32 horas del aeropuerto de la ciudad bávara. Apenas 13 minutos después, el comandante decidió dar media vuelta por el citado «olor extraño». El aparato tomó tierra en Múnich, a las 16.03, media hora después de haber partido. El percance obligó a cancelar la operación que ese mismo avión tenía previsto realizar una vez que aterrizara en Loiu, con salida programada para las 18.25 horas.

Cinco horas de retraso

Los 106 pasajeros afectados tuvieron que esperar largo rato en el aeropuerto de Múnich para ser recolocados en el siguiente enlace con ‘La Paloma’. Aitor G. se lo tomó con humor. «Bueno, es un fastidio pero son cosas que pasan. La seguridad es lo primero». Finalmente, los afectados llegaron al aeródromo vizcaíno a las diez y media de la noche, a bordo de otro ‘Airbus 321’, es decir, con unas cinco horas de retraso.

Otros incidentes

31-12-2017
Un vuelo de Barcelona frustra su aterrizaje en Loiu por el viento. A bordo se viven escenas de nervios y vómitos. El avión regresó a la capital catalana.
11-12-2017
Un avión parte de Venecia con destino a Bilbao. Tuvo que dar la vuelta en mitad del temporal por una avería.
20-11-2017
Un problema en los flaps obliga a un vuelo a Loiu a regresar de urgencia a Barajas.

Lufthansa cuenta este invierno con hasta cuatro vuelos diarios a Múnich desde el aeropuerto de Bilbao, uno más que durante la pasada campaña invernal. La ciudad germana es el tercer destino en importancia para ‘La Paloma’, siendo también la ruta internacional de más éxito. En 2017, más de 260.000 personas se movieron entre la capital bávara y Loiu, una cifra que aumentará considerablemente este año, al haber crecido los asientos ofertados un 25%.

Temas

Bilbao, Loiu

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos