Los autores del homicidio de 'Urren' «no llegaron a robarle» por falta de tiempo

Los dos jóvenes presuntamente implicados en el homicidio./E. C.
Los dos jóvenes presuntamente implicados en el homicidio. / E. C.

El responsable de la investigación revela que los dos jóvenes «buscaban una víctima propicia e Ibon estaba distraído con el móvil»

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

El único «consuelo» al que se aferra la viuda de Ibon Urrengoetxea, exfutbolista de Amorebieta de 43 años, que deja huérfano de padre a un niño de cinco años, es saber que la agonía fue corta, «la falta de sufrimiento a la hora de morir». Así lo reveló ayer Ramón Bañuelos, jefe operativo de la Sección Territorial de Investigación Criminal de Bizkaia, que compareció en una rueda de prensa en la macrocomisaría de Erandio, junto con el jefe territorial y la responsable de centro de Información de Bilbao, para dar cuenta de los últimos operativos «exitosos» de la Ertzaintza.

Bañuelos agradeció a la familia de la víctima, con quien ha estado en contacto, su paciencia y confianza «pese a la angustia» y a que no podían ofrecerle todos los datos. El mando policial desveló también que los dos presuntos implicados en el homicidio de ‘Urren’, dos chicos de 16 y 13 años, este último inimputable, «no llegaron a robarle», aunque esa fuera su intención inicial. Los investigadores creen que no les dio tiempo. Al deportista le faltaba la cartera de entre sus pertenencias, aunque tras preguntar a la familia, los investigadores confirmaron que «no solía llevarla» encima cuando salía de celebración, como aquella noche del 23 de diciembre, víspera de Nochebuena. Además, el hombre, ya muerto, aún tenía en un bolsillo de la chaqueta una importante cantidad de dinero.

«El más alto le dio una patada que hizo que Ibon se cayera, impactara contra el suelo y muriera»

«La colaboración ciudadana» ha resultado «crucial» para la resolución de este caso. Gracias a los testimonios de testigos directos del suceso y a las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona han podido reconstruir los hechos, registrados en la calle Navarra de Bilbao en plena madrugada, a las 4.20 horas, y «la vía de escape» de los autores. La principal hipótesis que manejan los investigadores es que «buscaban a una víctima propicia. Ibon estaba distraído con el móvil y aprovecharon para iniciar con él una conversación. Hubo un pequeño forcejeo, según los testigos. El más alto le dio una patada (hacia la cabeza) que hizo que Ibon se cayera e impactara contra el suelo y fue ese golpe el que provocó la muerte».

Noticias relacionadas

Vivía de alquiler

Desde el principio, «supimos que eran dos chavales muy jóvenes. Cuando les identificamos y eran menores, se lo trasladamos al juzgado instructor, que se inhibió en favor de la Fiscalía de Menores», relató el responsable de la investigación. Primero, localizaron al menor de 13 años «y le citamos para que se presentara en la sede judicial». Con el de 16, averiguaron que vivía en una habitación alquilada en el barrio de San Francisco, y finalmente «se presentó en el juzgado de guardia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos