Las autoescuelas auguran una oleada de despidos por la huelga de examinadores

Prácticas en el coche de una autoescuela./
Prácticas en el coche de una autoescuela.

El anuncio de un paro indefinido a partir de septiembre genera alarma en el sector 

E. MOLANO

La huelga de examinadores que arrancó el pasado 2 de junio está llevando «a la ruina» a las autoescuelas, según aseguraron ayer a este periódico propietarios de estos negocios, que auguran una oleada de despidos y de cierres de centros en todo el país y también en Bizkaia, una de las provincias en las que es más costoso sacarse el permiso. De hecho, muchos anunciaron que van a tener que prescindir de empleados. «Hablamos de gente de cincuenta años con dos hijos que se va a ir a la calle», apuntaron ayer. El día 31 de julio, los quince examinadores vizcaínos habrán llegado a las 18 jornadas de paros. La mayoría apoya las movilizaciones.

Pero lo que más ha desatado la alarma en las autoescuelas es la huelga indefinida que protagonizarán a partir del 4 de septiembre. La convocó ayer la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra) tras advertir el día anterior su intención de recrudecer las protestas. La entidad reclama un complemento salarial «prometido hace años por varias direcciones» y que reconozca la responsabilidad del trabajo que realizan, el riesgo de sufrir accidentes y agresiones verbales y físicas. «Si los alumnos no se pueden presentar a los exámenes, los estudiantes no van a las clases, y sin clases de conducción, no hay trabajo», expusieron varios profesores vizcaínos.

Temas

Bizkaia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos