Aumentan de 80 a 100 el límite de velocidad en el tramo de la A-8 del puente de La Arena

Aumentan de 80 a 100 el límite de velocidad en el tramo de la A-8 del puente de La Arena

Las obras de reparación del viaducto, que no acabarán hasta febrero, obligaron hace más de año y medio a ralentizar la circulación en esta zona

IZASKUN ERRAZTI

La reparación del puente de La Arena, en Muskiz, obligó a los usuarios de la A-8 a cambiar sus hábitos cuando arrancó hace más de año y medio. Algunos muy arraigados, como el de pisar el acelerador en la bajada de Petronor, donde la velocidad, controlada por radar, quedó desde ese momento reducida a 80 kilómetros por hora. Una limitación que, en principio, se iba a mantener en vigor hasta que terminasen los trabajos con el fin de paliar el desgaste de la imponente estructura, cuya construcción data de la década de los setenta.

Pero las obras del viaducto, de 666 metros de longitud y 27 de ancho, han resultado complejas. Tanto que el proyecto se ha dilatado en el tiempo, por encima de los doce meses previstos inicialmente, y no quedará rematado hasta principios de 2018. La última fecha fijada por la Diputación para dar por finalizados los trabajos es el 6 de febrero.

Sin embargo, los conductores no tendrán que esperar tanto para acortar sus tiempos de viaje cuando circulen en sentido Cantabria. De hecho, la dirección de Tráfico del Gobierno vasco ha aumentado esta misma semana a 100 kilómetros por hora el límite de velocidad en el tramo del puente de La Arena. La cabina de radar ubicada en el punto kilométrico 134,8 ya luce la nueva limitación. No así la localizada en el tramo de subida, en el 137,5, que mantiene la señal de 80 como máxima. La misma que las autoridades cántabras establecieron desde Saltacaballo en adelante para atajar la elevada siniestralidad, y la que también regula la circulación viaria en la A-8 a su paso por el Gran Bilbao.

LOS DATOS

77
radares controla la Dirección de Tráfico del Gobierno vasco en Euskadi, 34 de ellos en Bizkaia –19 en la A-8–. Gipuzkoa y Álava suman 28 y 15, respectivamente. Simultáneamente sólo están activos 23.
95.063 infracciones
Las infracciones por exceso de velocidad registradas por radar fijo y móvil el pasado año en Bizkaia recaudaron unos 4,6 millones, 500.000 euros más que en 2015 y casi un millón por encima de la cifra registrada en el ejercicio anterior.
El radar que más multa
Situado a medio camino entre Arrigorriaga y Bilbao, en la carretera AP-68 que conecta con Vitoria, este sensor ‘cazó’ el pasado año al 20% de los infractores sorprendidos en el territorio. En 2016 sancionó él solo a 19.607 vehículos.

Mientras, la UTE que ejecuta la reforma del viaducto de La Arena, cuyo presupuesto ronda los 4,6 millones de euros, ultima la fase final del proyecto, centrada en la sustitución de los aparatos que sirven de apoyo al puente. Por eso, la afección de las obras sobre el tráfico de vehículos resulta ya prácticamente nula.

Nuevo radar en Colindres

Mientras uno de los tramos más transitados de la red viaria vizcaína recupera la normalidad, en Cantabria la Dirección General de Tráfico (DGT) incorporará el próximo año nuevas medidas para reforzar la seguridad de los automovilistas. El primer paso será la instalación del radar de tramo que controlará la velocidad en la N-629 entre las localidades de Colindres y Ramales de la Victoria, donde se produjeron dieciséis muertes entre 1999 y 2015.

El cinemómetro, el primero de estas características que se instala en la comunidad autónoma vecina, no empezará a funcionar al menos hasta enero. Una vez operativo, captará la velocidad a la que vayan los vehículos en los dos sentidos en un tramo de 2.250 metros en el que no se podrá circular a más de 80 kilómetros por hora. Así, ningún conductor podrá cubrirlo en un tiempo inferior a un minuto y 42 segundos.

Última fase de trabajos. La reforma de la pasarela se centra ahora en los pilares y la incidencia sobre el tráfico es nula LA CLAVE

El paso rodado estará vigilado por tres cámaras, una colocada a la salida de Limpias y las otras dos ya en la entrada a Ampuero, que recopilarán la información transmitida por tecnología 3G. El nuevo sensor se sumará a los 39 que ya funcionan en las carreteras cántabras, nueve de ellos fijos. En Euskadi la primera experiencia de radar de tramo se desarrolló en Gipuzkoa en 2011.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos