El Athletic mantiene el veto a niños riojanos en su cantera

Niños riojanos vestidos con la ropa del Athletic practican en el centro de tecnificación de Oion./L. R.
Niños riojanos vestidos con la ropa del Athletic practican en el centro de tecnificación de Oion. / L. R.

Pide perdón «por el fondo y las formas» a los chavales expulsados de su centro de Oion pero se ratifica en su decisión

ROBERT BASIC

La decisión del Athletic de prescindir de los niños riojanos en su centro de tecnificación de Oion ha levantado ampollas en la comunidad vecina y ha causado un profundo malestar en los clubes de Logroño que mandaban con regularidad a sus jugadores a pulir su fútbol bajo el paraguas rojiblanco. Ibaigane definió su cambio de rumbo en una junta celebrada el pasado mes de agosto, según ha podido saber EL CORREO, cuando la directiva encabezada por el presidente Josu Urrutia dio luz verde a la modificación de su política de captación en esta zona alavesa. A partir de ahora, «solo los chavales que encajan en la filosofía» podrán ser tecnificados en este centro, que se nutre principalmente de jóvenes que militan en Comillas y Berceo -unos 150-, clubes vinculados con la Oyonesa, entidad convenida de los bilbaínos. Así se ha hecho durante los últimos años y ahora dejará de ponerse en práctica porque el Athletic ha reforzado las líneas rojas en su hoja de ruta, bastante más restrictiva que hasta ahora, al menos en la escuela de Oion, que deberá reinventarse y focalizar su atención en determinados territorios de Navarra.

Al detalle

150
niños riojanos solían acudir todos los domingos al centro de Oion para perfeccionar su fútbol y competir en torneos con la camiseta del Athletic
9
niños de los que iban hasta ahora a la escuela son los únicos que encajarían en la filosofía rojiblanca, que exige que sean nacidos en Euskadi o Navarra
2009
es el año en el que se puso en marcha el centro de tecnificación. No hace tanto, el Athletic trajo a tres chavales del Comillas y formados en Oion

El pasado lunes tuvo lugar una reunión entre los representantes de los clubes afectados y el Athletic, que envió a José Luis Castro, ‘Txolo’, encargado de las relaciones institucionales con los clubes convenidos, para comunicar oficialmente el cierre de las puertas del centro a los niños riojanos. El emisario de Ibaigane pidió perdón y trasladó el mensaje en el que Ibaigane confesaba que se había equivocado «en el fondo y la forma», pero que la decisión estaba tomada y que no había marcha atrás en el escenario definido en verano. Para desagraviar a Comillas y Berceo, que a través de la Oyonesa tecnificaban a sus chavales en la escuela rojiblanca, el Athletic les ofreció respetar el convenio firmado en junio por tres temporadas y «seguir como hasta ahora», eso sí, solo con jóvenes «nacidos en Euskadi o Navarra». En este caso concreto solo serían ocho o nueve, lo que deja en una situación muy comprometida a estas entidades. ¿Por qué? Porque sus futbolistas podrían optar por irse y buscar cobijo en algunos de los equipos tutelados por la Real Sociedad u Osasuna, también presentes en la zona.

'Txolo' insistió en la disposición de Ibaigane de respetar el convenio rubricado y formulado en junio pero, según ha podido saber este periódico de fuentes de toda solvencia, los clubes riojanos afectados han pedido al Athletic rescindir el acuerdo y también la indemnización correspondiente por los daños y perjuicios ocasionados. Ahora están a la espera de la contestación, que debería producirse en breve. En función de lo que les transmita la entidad bilbaína tomarán una decisión, que siempre será enfocada en la defensa de sus intereses. Lo que intuyen es que tanto la Real Sociedad como Osasuna podrían acercarse a jugadores hasta ahora tecnificados en Oion -los guipuzcoanos tienen su escuela en Logroño y los navarros la fijarán en Viana- y que muchos de ellos podrían solicitar el cambio de equipo. ¿Por qué? Porque estarían en condiciones de ir a un conjunto convenido con los donostiarras o los pamploneses y situarse bajo su radio de actuación e influencia.

Lo que no admite ninguna interpretación es la determinación del Athletic de prescindir de los niños riojanos en su centro de tecnificación alavés, que ahora convertirá la Ribera Navarra en su principal ámbito de actuación. De hecho, los jugadores deberían haber empezado a acudir a la escuela el pasado 15 de octubre, pero el cambio de rumbo dado por los bilbaínos bloqueó esta vía de acceso y dejó a cerca de 150 chavales fuera de la cobertura rojiblanca. Hasta ahora, se ejercitaban entre semana con sus respectivos equipos y luego sus entrenadores escogían a los mejores para que los domingos perfeccionaran su juego en el recinto de Oion, que Ibaigane inauguró en 2009 con el objetivo de captar precisamente a futbolistas de la zona, en su mayoría riojanos.

«Solo niños fichables»

En la reunión celebrada este lunes, el Athletic ha hecho el hincapié en que el centro seguirá funcionando y que acogerá a chavales que encajan en la filosofía. «Niños fichables» fue la expresión exacta empleada para despejar cualquier atisbo de duda. El problema es que apenas un 1% de los jugadores que hasta ahora acudían a Oion cumplen con este requisito, por lo que sus respectivos equipos solicitaron desvincularse de Ibaigane -en ningún caso la Oyonesa, que seguirá fidelizada y prestará sus instalaciones para continuar con el trabajo de tecnificación y desarrollo- y valorar la posibilidad de unirse en un futuro a otros clubes que actúan en la zona.

Lo curioso es que fueron los niños los que se enteraron de esta medida antes de que el Athletic se lo comunicara oficialmente a los clubes. La decisión se trasladó a Edu García León, coordinador de la escuela, quien se lo confirmó a los jóvenes que veía todos los domingos. Aún hay mucha incredulidad en Logroño por lo ocurrido y nadie se explica este cambio radical puesto en marcha por el Athletic, que hace poco más de un año fichó a tres chavales del Comillas tecnificados precisamente en Oion: Deiby Otxoa Ardila, Guillermo Esteban y Rodrigo Esteban. Antes que ellos llegaron Ander Dulce, Pepe Blanco y Juan José Gómez. Pero ya no habrá más, al menos no por esta vía, cerrada de forma definitiva.

Fotos

Vídeos