El ambicioso plan que pretende mejorar la calidad de vida de los niños de Bilbao

Varias madres y sus hijos en Bilbao./Luis Ángel Gómez
Varias madres y sus hijos en Bilbao. / Luis Ángel Gómez

Con un presupuesto de 78 millones para 4 años, pretende reducir la pobreza infantil, el acoso escolar y promover la salud física y mental

Eva Molano
EVA MOLANO

El alcalde, Juan Mari Aburto, ha presentado hoy el primer plan de infancia y adolescencia de la ciudad, que pretende mejorar la calidad de vida de los 50.112 bilbaínos menores y darles voz en las políticas municipales. El plan tendrá un presupuesto de unos 78 millones para cuatro años, hasta 2021. En este plazo, el Ayuntamiento se ha marcado 26 objetivos, para los que pondrá en marcha 193 actuaciones. «Algunas ya están en marcha, otras las vamos a desarrollar», ha explicado el alcalde, acompañado por varios alumnos de centros escolares de Bilbao. «Nos hemos puesto unos deberes, y unos indicadores que nos sirven para ponernos nota, para evaluarnos», ha añadido.

El plan toma como punto de partida el diagnóstico sobre la realidad de la infancia y la adolescencia en Bilbao que el Ayuntamiento finalizó en 2017. Persigue apoyar a las familias en la crianza responsable de sus hijos a través de medidas que favorezcan la conciliación. También, promover la salud física y mental de los menores desde prevención de conductas de riesgo, hábitos saludables y la atención temprana, garantizar el éxito escolar, reducir la desigualdad y la pobreza infantil apoyando a las familias, fomentar su participación en la vida pública e incorporar sus necesidades al diseño de la ciudad. Entre las 193 acciones hay un programa municipal de higiene escolar, formación de prevención de drogodependencia y en alimentación saludable, medidas contra el absentismo y actividades deportivas y culturales.

Los propios niños han aportado sugerencias a este trabajo. De hecho, ellos han sido los encargados de poner el nombre al plan, que se llama «etorkizunari begira» (mirando al futuro). Con este plan, igual que con la creación del primer Consejo de la Infancia de la Villa, «reafirmamos nuestro compromiso de escuchar a los niños, considerar su opinión para construir ciudad y gobernar, e incorporar su mirada en las decisiones del Ayuntamiento. Porque realmente lo que queremos con todo esto es que su participación sea activa en el diseño políticas públicas en general», ha manifestado el alcalde.

El plan forma parte de los requisitos para que Bilbao sea considerada como Ciudad Amiga de la Infancia. Se trata de un sello que recibirá en septiembre de manos de Unicef.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos