Un hombre golpea y acorrala a una compañera de piso en Matiko

Los agentes ya oyeron los sollozos y los gritos de la víctima antes de entrar en la casa./P. U.
Los agentes ya oyeron los sollozos y los gritos de la víctima antes de entrar en la casa. / P. U.

La mujer y el presunto agresor, detenido por la Ertzaintza, habían discutido por «problemas de convivencia» en la vivienda donde ambos residen como inquilinos, en régimen de alquiler por habitaciones

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

Los problemas de convivencia en un piso del barrio bilbaíno de Matiko, ocupado por inquilinos en regimen de alquiler por habitaciones, terminaron este sábado en agresión y requirieron la intervención de la Ertzaintza. Agentes de la Policía vasca detuvieron a un hombre de 38 años por agredir y causar lesiones a una mujer con la que compartía domicilio.

Sobre las seis y cuarto de la tarde, la Ertzaintza fue alertada de una fuerte discusión en una vivienda. De inmediato, se desplazó al lugar una patrulla. Al aproximarse a la vivienda, los agentes ya pudieron escuchar los gritos y sollozos de una mujer. Llamaron al timbre identificándose como ertzainas, pero, en un primer momento, no obtuvieron respuesta, por lo que tuvieron que insistir antes de que la víctima terminase por abrirles. Al verla, los ertzainas constataron que presentaba diversos golpes en la cara y una lesión sangrante en la boca, por lo que solicitaron una ambulancia.

Según ha indicado el departamento vasco de Seguridad, la víctima relató a los ertzainas que el autor de las lesiones había sido otro inquilino de la vivienda, con el que había tenido «una discusión por problemas de convivencia». En el transcurso de la disputa, éste le la había insultado, zarandeado e incluso la había asestado varios puñetazos en la cara. Ella había intentado huir de la casa, pero, según su testimonio, fue retenida y amenazada por el presunto agresor. Al verse acorralada, había comenzado a pedir auxilio a gritos. En un momento dado, al darse cuenta de que los ertzainas llamaban a la puerta, la víctima logró zafarse para permitir el acceso de los agentes a la casa.

Al entrar, los efectivos de la Ertzaintza llamaron a los servicios sanitarios, que atendieron en el lugar a la mujer, y detuvieron al presunto agresor, que estaba en una de las habitaciones. Concluidas las correspondientes diligencias, el implicado fue puesto este domingo a disposición judicial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos