Una falsa amenaza de bomba desata la alarma en el aeropuerto de Loiu

Imagen del dispositivo de emergencia en una de las pistas de Loiu. / Luis Calabor

El aeródromo llegó a cerrar unos minutos, con aviones esperando para aterrizar, por una llamada anónima contra un vuelo de KLM procedente de Amsterdam

JOSU GARCÍA

Una falsa amenaza de bomba sembró la alarma en el aeropuerto de Loiu en la noche de ayer. Todo quedó en un mal trago, pero se vivieron momentos de mucha tensión, con aviones en el aire esperando para aterrizar o en la pista para despegar y pasajeros trasladados a zonas seguras del campo de vuelo. El aeródromo llegó a estar unos minutos cerrado.

Todo empezó sobre las diez y media de la noche, cuando una llamada anónima a la central telefónica de Aena en Madrid advertía de la presencia de un artefacto explosivo en el interior de un aparato que iba a tomar tierra en Loiu. Al parecer, esta primera llamada fue confusa y su sonido era de muy mala calidad. Hubo una segunda comunicación. Esta vez se precisaba que la supuesta bomba estaba a bordo de un avión procedente de Europa. El anónimo habló de tres compañías, entre ellas KLM, cuyo vuelo que cubre la ruta desde Amsterdam se encontraba próximo a aterrizar.

Las diez de la noche es hora punta habitualmente en ‘La Paloma’, más aún ayer, víspera del inicio del festival de música BBK Live en Kobetamendi. Había vuelos que iban a tomar tierra con origen en Bruselas o Frankfurt, entre otros destinos.

Las fuerzas de seguridad dieron cierta credibilidad a la amenaza, entre otros motivos por la insistencia del comunicante. Hay que recordar que los aeropuertos se consideran instalaciones críticas y el nivel de alerta antiterrorista está ahora mismo en el nivel 4 de 5.

Rápidamente se movilizaron tanto la Ertzaintza como la Guardia Civil y la Policía Nacional. La Policía autonómica envío a la Brigada Móvil y varias unidades de acción rápida, mientras que la Guardia Civil hizo llegar efectivos de los Grupos de Acción Rápida (GAR). A todos ellos se unieron posteriormente los especialistas en desactivación de explosivos (Tedax) de la Policía Nacional.

Mientras, entre los usuarios de la terminal se extendió rápidamente la sensación de que algo raro estaba pasando. La información en las pantallas se interrumpió y agentes de los distintos cuerpos policiales tomaron posiciones de una manera no muy discreta.

La Ertzaintza llega al aeropuerto de Loiu.
La Ertzaintza llega al aeropuerto de Loiu. / Josu García

En la torre de control, los profesionales que regulan el tráfico actuaron de forma diligente y aplicaron el protocolo existente para estos casos. Informaron a los aviones que aún estaban por llegar de lo que sucedía y el vuelo procedente de Santiago fue desviado a Santander. Otros aparatos optaron por reducir la velocidad y esperar acontecimientos. Además, las aeronaves que iban aterrizando en las pistas de Loiu fueron apartadas a lugares seguros, lejos de la terminal. También se movilizaron ambulancias y Bomberos.

Inspección de los Tedax

Las sospechas quedaron reducidas al vuelo de KLM procedente de Amsterdam. Un ‘Embraer 190’ con capacidad para 115 pasajeros. Tras tomar tierra, el aparato estuvo largo rato posado en las pistas hasta que se informó a los pasajeros de que había un problema de seguridad y de que los artificieros –que utilizaron escáner y perros– iban a revisar los equipajes uno por uno por la posible presencia de un paquete sospechoso. «La gente reaccionó muy bien, aunque hubo algo de nervios», relató un testigo.

Finalmente, los pasajeros pudieron salir de la terminal con sus equipajes sobre las 00.40 horas. Las fuertes medidas de seguridad se fueron retirando de forma paulatina hasta que ‘La Paloma’ recuperó la normalidad sobre la una de la madrugada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos