El aeropuerto construirá mil nuevas plazas para acabar con la saturación del aparcamiento

Un empleado atiende a un conductor mientras dirige el tráfico hacia los aparcamientos de la terminal aérea de Loiu./PEDRO URRESTI
Un empleado atiende a un conductor mientras dirige el tráfico hacia los aparcamientos de la terminal aérea de Loiu. / PEDRO URRESTI

La dirección empieza a perfilar un plan a medio plazo para aumentar en un 40% la capacidad de sus estacionamientos

Josu García
JOSU GARCÍA

Los responsables de 'La Paloma' ya han decidido ampliar los parkings e incorporar un mínimo de mil nuevas parcelas a las 2.800 que hay actualmente en el aeropuerto de Bilbao. Y lo quieren hacer cuanto antes para blindarse ante eventuales nuevos episodios de saturación como los vividos el pasado martes y miércoles, cuando se colapsaron los estacionamientos del aeródromo por primera vez en su historia. Pasada la tormenta -ayer todo funcionó correctamente-, la dirección cree que fue algo coyuntural, derivado de la afluencia de turistas galos (son vacaciones escolares esta semana en Francia), pero tampoco descarta que el fenómeno pueda repetirse este verano, cuando se espera alcanzar un nuevo récord histórico de usuarios.

De ahí la importancia de ir avanzando en el nuevo proyecto. Desde ya hace unos meses, Aena, la sociedad que gestiona Loiu, venía dándole vueltas a la búsqueda de medidas para incrementar los aparcamientos. Finalmente, lo sucedido esta semana ha hecho que este asunto pase a ser prioritario.

La empresa con participación pública apretará el acelerador para llevar la iniciativa adelante en el menor tiempo posible. Por ahora no hay fechas ni plazos definidos. Una cosa es segura: la ampliación de los parkings no estará lista antes de un año, según confirmó ayer la directora, Cristina Echeverría.

Tras la avalancha del martes y el miércoles, los parkings recuperaron ayer la normalidad

Ahora mismo, se trabaja en dos planos de tiempo: a corto y medio plazo. Lo más inminente pasa en este momento por «afinar» el plan de contingencia que se ha activado estos días para dar cobijo a todos esos coches que se quedaron sin sitio para aparcar. El miércoles se llegaron a habilitar 400 plazas adicionales en la azotea del parking principal, en la vieja bolsa de taxis, en el área industrial y en una parada de autobús. En los próximos días se adecentará la cubierta y se intentará elevar este número por si se vuelve a llegar al límite de capacidad.

Lo más probable es que el proyecto sea redactado por ingenieros de Aena para acortar plazos

Mientras que, a más largo plazo, se empezará con la redacción del citado proyecto de ampliación de los parkings. Todo apunta a que será personal interno el que diseñe el documento técnico. Recurrir a una empresa externa alargaría los siempre complicados plazos administrativos. El modo en el que se ejecutará la reforma no está definido todavía. Les toca a los ingenieros estudiar a fondo las diferentes alternativas que se pueden plantear (levantar más plantas en el actual estacionamiento principal, buscar un terreno nuevo...). Todas las posibilidades están ahora mismo sobre la mesa.

En su contexto

3.700
plazas de aparcamiento hay en Loiu, aunque unas 900 son utilizadas por empleados y por las empresas de alquiler de coches. Así, quedan unas 2.800 para los viajeros, en el parking principal y en el de larga estancia.
Tres posibles causas
La dirección atribuye el colapso a tres razones: el aumento del tráfico (en abril se crecerá más de un 10%), la afluencia masiva de franceses (han llegado a ocupar el 18% de las parcelas, al ser vacaciones escolares en su país) y la cercanía del puente (muchos trabajadores han concentrado sus reuniones estar semana).

Únicamente hay dos condiciones o requisitos fundamentales. Por un lado, la solución elegida tendrá que garantizar un mínimo de mil nuevas plazas para estacionar. Por otro lado, las obras no deberán interferir en el normal funcionamiento de los parkings ya existentes. Es decir, no se quiere correr el riesgo de que los trabajos saquen de circulación un buen número de parcelas, aunque sea sólo de forma temporal.

El mordisco del TAV

Tampoco ha trascendido de dónde procederán los recursos económicos necesarios para llevar adelante la iniciativa. En el DORA, el documento que traza las líneas maestras de Loiu para los próximos cinco años, aparecen inversiones por valor de 35 millones de euros, pero ninguno de los capítulos habla expresamente de los aparcamientos. El proyecto estrella es la construcción de un nuevo edificio que permita llevar allí a todos los empleados que no trabajan de cara al público, con la idea de liberar espacios en la terminal para abrir puertas de embarque.

La ampliación del parking será también mesurada. El aeropuerto seguirá creciendo, pero no hay que olvidar que a medio plazo llegará el tren de alta velocidad a Bilbao, dando un mordisco importante a la ruta más utilizada y la que genera un mayor número de estacionamientos: Loiu-Madrid. También hay que tener la vista puesta en que, en algún momento, aunque todavía no hay fecha, el Gobierno vasco ampliará el metro hasta 'La Paloma'. Un nuevo acceso ferroviario y una posible mejora del transporte público (Vitoria carece, por ejemplo, de un enlace directo de autobús con Loiu) redundaría en una menor afluencia de vehículos al aeródromo del Txorierri.

Por otro lado, el sindicato CC OO denunció ayer que el colapso de los parkings tiene también que ver con las precarias condiciones del personal de la empresa adjudicataria. «Se ha reducido la plantilla y todo se agrava por la falta de personal y el aumento brutal de la carga de trabajo», censuraron en una nota. «Basta ya de recortes», advirtieron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos