Así actúa un carterista en un despacho de loterías de Bilbao

El responsable del negocio le sorprende 'in fraganti' y le retiene hasta la llegada de la Policía local que le ha identificado por tentativa de robo

M. J. TOMÉ I K. DOMÍNGUEZ

Se puso en alerta cuando vio a uno de sus clientes habituales llegar acompañado, cuando siempre acude a echar sus apuestas solo. Tampoco era normal que su 'amigo' fuese tan pegado a él. Lo entendió de inmediato cuando vio cómo el desconocido metía sigilosamente la mano en el bolsillo de la chamarra de su vecino con la intención de 'levantarle' la cartera. No se lo pensó dos veces. Haciendo gala de buenos reflejos, Mikel García salió del mostrador del despacho de loterías que regenta en el Casco Viejo y retuvo al carterista hasta la llegada de una pareja de la Policía local.

La escena, que ha quedado grabada por la cámara de seguridad del local, ocurría a la una de la tarde de este viernes en 'El Jorobao de Bilbao', el negocio que regenta desde hace un año en la calle Askao, junto al boca del metro de San Nicolás. Las imágenes no dejan lugar a dudas: en ellas se aprecia cómo un hombre con gafas oscuras entra al local, seguido de cerca por otro más joven ataviado también con lentes de sol y una gorra cubriendo en parte sus facciones.

La ubicación de la cámara permite ver con claridad cómo el segundo individuo se coloca a la espalda del primero y le introduce su mano derecha en el bolsillo, una maniobra que no escapa a los ojos de Mikel, a pesar de que en ese momento atendía a un cliente. «Le llega a coger la cartera pero se da cuenta de que yo le estoy viendo y la suelta», explica el lotero.

Como una exhalación, Mikel García sale del mostrador y le retiene. «Le digo que le he visto y que se va a quedar aquí hasta que venga la policía. Él me dice que el no ha hecho nada, que le deje en paz e intenta disimular haciendo como que le llaman por teléfono... pero de teléfono nada».

Varios clientes asisten a la escena, entre ellos la estupefacta víctima del frustrado robo, que no se ha enterado de nada y contempla con asombro la providencial intervención de Mikel. Mientras este le pide explicaciones, el individuo intenta zafarse e incluso consigue irse del local, pero Mikel sale detrás de él y en unos segundos le lleva de nuevo al despacho. «¿Miedo? Nada, sólo estaba un poco pendiente por si sacaba 'algo' del bolsillo con la mano que tenía libre. Con esta gente nunca se sabe», sostiene el lotero.

Es entonces cuando aparece una patrulla de la Policía Municipal que hacía la ronda por la zona. Los agentes trasladan al sujeto a la comisaría de Miribilla donde es identificado por tentativa de robo pero «al no haber denuncia por medio, ha sido puesto en libertad», detallan fuentes de la Guardia urbana.

El cliente al que evitó el robo ya le ha dado las gracias y para Mikel eso es suficiente: no quiere halagos ni honores por su eficaz intervención. «Es lo menos que podía hacer. Es mi casa y en mi casa no se roba, yo vivo de esto», zanja.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos