Los accesos a San Mamés pueden absorber hasta 60 camiones de Termibus a la hora

Imagen de las obras de la nueva Termibus tomada ayer por la tarde./BORJA AGUDO
Imagen de las obras de la nueva Termibus tomada ayer por la tarde. / BORJA AGUDO

La Diputación garantiza que incluso los viernes, el día «más cargado» de tráfico, la sobrecarga de vehículos apenas alcanzará el 3%

IZASKUN ERRAZTI

Las obras de la nueva Termibus, uno de los grandes proyectos del Ayuntamiento de Bilbao, encontraron ayer su sitio en las Juntas Generales. Fue en la comisión de Desarrollo Económico y Territorial y a petición del PP, que quería conocer los pormenores del plan para retirar los 290.000 metros cuadrados de tierras previstos a través de los accesos de San Mamés y su influencia en la circulación. El titular del departamento, Imanol Pradales, fue claro al respecto: «El sistema puede absorber el aumento de tráfico sin necesidad de adoptar medidas excepcionales».

Para llegar a esta conclusión, el responsable foral partió de un supuesto, tomando como referencia el túnel de Santa Ana y el día medio «más cargado» de tráfico, los viernes, con 28.796 vehículos al día en dirección a la A-8. Si la excavación en Termibus se produjera durante catorce horas -entre las ocho de la mañana y las diez de la noche- y a un ritmo de 60 camiones a la hora, se obtendría una carga diaria de 840 vehículos pesados. «Eso significa que aumentaríamos la demanda actual del día más problemático en un 2,92%», subrayó el diputado. «Hay capacidad suficiente para absorberla», concluyó.

Imanol Pradales recordó a la Cámara que la capacidad teórica de una carretera de tres carriles como la de San Mamés es de unos 2.000 vehículos por carril y hora. «Es decir, estamos ante una oferta de 6.000 vehículos por hora y sentido, por lo que sobrecargarlo, teóricamente con 60 camiones más, es algo perfectamente asumible», insistió.

Seguridad

Tampoco el hecho de que el trazado discurra en túnel supondrá un problema, porque en este caso «no está limitada» la circulación de vehículos pesados al incorporar «todos los sistemas» que establece el decreto foral sobre seguridad. Además, cuenta con un plan de gestión de emergencias y autoprotección integrado en el centro de control de Malmasin, con unos protocolos automatizados que se activan en caso de avería, incidente o accidente dentro de la galería.

El diputado advirtió, por otra parte, que la repercusión de la obra de Termibus sobre la vialidad municipal «le corresponde al Ayuntamiento». La institución local prevé que hasta 30 camiones podrían operar cada 60 minutos para sacar los escombros en la fase «más follonera» de las excavaciones, en palabras del director de Obras y Servicios, Javier Orduna. Los responsables municipales, como los forales, también consideran «asumible» el fuerte tránsito de vehículos pesados. La proximidad de la A-8, además, reducirá el impacto de la flota.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos