Aburto asegura que trabaja para «recuperar la sensación de seguridad» tras el crimen de Otxarkoaga

El alcalde, Juan Mari Aburto, en una manifestación en Otxarkoaga al día siguiente del doble crimen./Ignacio Pérez
El alcalde, Juan Mari Aburto, en una manifestación en Otxarkoaga al día siguiente del doble crimen. / Ignacio Pérez

El alcalde arremete contra quienes han sembrado «cierta alarma social»: «A veces, por pegar una patada al alcalde, se la estamos pegando a la ciudad»

ELCORREO.COM

«A veces, por criticar al alcalde o por pegarle una patada se la estamos pegando a la ciudad. Los alcaldes pasamos, pero la ciudad sigue estando ahí», ha lamentado esta mañana el regidor de Bilbao, Juan Mari Aburto, quien ha arremetido contra «un conjunto de agentes que pueden estar cómodos en instalar cierta alarma social» tras hechos como el doble crimen de Otxarkoaga, con tres detenidos menores de edad. «Y yo ante eso, me rebelo», ha añadido. Por ello, ha hecho un llamamiento a la «responsabilidad».

En declaraciones a Radio Euskadi, el primer edil ha reconocido que es una realidad que 2018 ha empezado con un hecho «dramático y trágico que ha encendido algunas alarmas» y ha aseguraddo que se está intentando gestionar «de la mejor manera posible para transmitir calma y firmeza ante hechos que pueden generar inseguridad». «Trabajamos para recuperar la sensación de seguridad y para demostrar que en Bilbao todos los grandes eventos pueden ser posibles», ha añadido. Así, Según ha resaltado ques importante que la ciudadanía «pueda recuperar la confianza en las instituciones y la policía».

Por otro lado, el alcalde ha considerado necesario una reflexión social «más amplia para ver los múltiples factores» que inciden en una situación complicada como es «la de menores que delinquen llegando a mata».

«Mentes interesadas»

De este modo, ha lamentado que se trate de «reducirlo» a una cuestión de seguridad por parte de «algunas mentes interesadas» y medios de comunicación que parecen «cómodos en un ambiente en que se genere alarma social». «He trasladado la idea de que haremos todo lo posible desde el ámbito de la seguridad para implementar los recursos necesarios y trasladar una imagen de ciudad segura. La mayor presencia policial nos genera una sensación de seguridad, pero sabiendo que reducirlo a una cuestión de seguridad es un reduccionismo simplista», ha argumentado.

Asimismo, ha apostado por que el «atractivo de Bilbao» vuelva a estar encima de la mesa para dar la vuelta a esta situación, ya que «solo si somos una ciudad segura podemos aspirar a ser otras cosas».

Cuestionado por las voces críticas que han denunciado que lo acaecido en Otxarkoaga «se veía venir», Aburto ha recordado que el pasado viernes mantuvo una reunión con asociaciones de vecinos que tienen «un componente reivindicativo al que no quiero que renuncien». «Al barrio de Otxarkoaga no se le puede señalar con el dedo diciendo que es inseguro», ha añadido.

Menores tutelados en paradero desconocido, «una situación complicada»

Respecto al hecho de que se desconozca el paradero de una veintena de menores tutelados por la Diputación, Aburto ha afirmado que es una «situación complicada», ya que los centros de menores son «abiertos». «Son como la familia de ese menor y también hay situaciones en que los menores escapan de sus familias. Estamos ante una situación compleja y que no se puede reducir a aspectos parciales. Es una realidad a compartir», ha valorado, para añadir que es fundamental que si la ciudadanía «tiene la sensación de que no todo vale se logrará una tolerancia cero a la delincuencia». Por último, ha destacado la importancia de «la función social de la familia»: «Las instituciones podemos ser complementarias de la familia pero nunca sustitutivas y, por ello, en casos de familias desestructuradas hay que establecer actuaciones para paliar esa función familiar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos