Aburto arremete contra «los de siempre» por las pintadas en el Casco Viejo tras la marcha por los presos

Numerosas fachadas han amanecido llenas de pintadas./Ignacio Pérez
Numerosas fachadas han amanecido llenas de pintadas. / Ignacio Pérez

Comerciantes y hosteleros se suman a las críticas del alcalde por los actos de vandalismo

M. F. VALLEJO Y J. ARRIETACiudad de México

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, arremetió ayer con dureza contra los manifestantes que cubrieron las paredes del Casco Viejo con pintadas y carteles tras la marcha convocada por Sare que recorrió el sábado las calles de la ciudad por los presos de ETA. Lo hizo a primera hora de la mañana, a través de las redes sociales y con un evidente tono de enfado.

«Los de siempre, aprovechándose de la impunidad de la manifestación, han dejado el Casco Viejo hecho un asco, lleno de pintadas, pancartas, suciedad... en comercios, calles y edificios municipales», aseguró a través de su cuenta de Facebook el primer edil de la capital vizcaína, que también publicó su denuncia en Twitter. En las pintadas se podían leer lemas a favor del acercamiento a cárceles del País Vasco y de la amnistía de reclusos de ETA.

«Algunos todavía no han aprendido ni han avanzado nada en todos estos años. No entienden que para pedir respeto y reclamar derechos, lo primero es respetar los de todos los demás», les advertía. El alcalde jeltzale hacía así una referencia clara al motivo de la manifestación del sábado: en defensa de los derechos de los presos de ETA.

El Casco Viejo amaneció ayer convertido en un escenario propio de épocas que parecían ya superadas. Numerosos edificios, entre ellos algunos emblemáticos como el de La Bolsa, cristaleras de comercios y bancos aparecieron cubiertos de pintadas realizadas con plantillas y spray y el clásico lema: ‘Euskal Preso eta iheslariak etxera’, y con otros contenidos como ‘Borroka da bidea’, o ‘Amnistia osoa’. A media mañana, los equipos municipales ya habían retirado numerosos carteles y limpiado algunas zonas, pero las pintadas, muchas de ellas de gran tamaño, permanecían en las paredes.

«Es impresentable que un grupo de energúmenos se dedique a atacar tanto bienes públicos como privados y no pase nada» Alfonso Gil - PSE (socio de Gobierno)

«Es lamentable que después de una manifestación con 95.000 personas el alcalde se refiera solo a esto» Aitziber Ibaibarriaga - EH Bildu

Aburto denunció que estos actos vandálicos van en contra de la apuesta que ha hecho Bilbao. «Queremos una ciudad limpia, respetuosa y solidaria», defendía, en la que no tienen cabida los individuos que cometen esas acciones. «No queremos gentes así, sobran», les advirtió.

La dura respuesta del mandatario del PNV se refería también a las consecuencias de ensuciar de esta forma la ciudad. «Ahora, a los servicios municipales -lamentaba-, «les toca restaurar la normalidad y limpiar la calle». El alcalde confía, añadía en Facebook, en que «todos los grupos políticos y movimientos sociales se expresen del mismo modo» que lo hizo él.

«Hay una parte de Bildu que sigue en una tesitura parecida a cuando la violencia de ETA condicionaba nuestra vida» Luis Eguiluz - PP

La reacción del primer edil -que rechazó ayer, sin embargo, realizar declaraciones más allá de lo que había escrito en las redes sociales- se producía un día después de que el PNV denunciara la aparición de pintadas en los batzokis de Amorebieta-Extano, Arrankudiaga, Arrigorriaga, Ugao-Miravalles y Zorroza. Las frases insultantes les acusaban de ‘fascistas’ y ‘contrarios a la libertad del pueblo’. En las paredes también se leían lemas similares a los de ayer del Casto Viejo en favor de la excarcelación de presos de ETA.

«Nos perjudica»

Las primeras opiniones críticas de colectivos surgieron entre los principales afectados por cualquier comportamiento incívico en el Casco Viejo: los comerciantes y los hosteleros, que respaldaron las declaraciones del alcalde. «Es lamentable lo que ha pasado. La gente puede manifestarse por lo que quiera, pero siempre respetando los derechos de los demás», señaló el presidente de la Confederación Empresarial de Comercios de Bizkaia, Pedro Campo.

«Son inercias del pasado que están fuera de lugar y nos retrotraen a otras épocas que la ciudadanía ya ha dejado atrás» Carmen Muñoz, UdalBerri - Bilbao en Común

El portavoz de los comerciantes recordó que «acciones de este tipo echan por la borda el trabajo del comercio minorista, que está atravesando un momento difícil, porque alejan a los compradores de esta zona. Y que se produzcan en el sábado que comienzan las rebajas nos perjudica mas aún. Es impresentable», declaró Campo.

También los hosteleros mostraron su indignación. «No es de ahora, llevamos mucho tiempo posicionándonos en contra de estas acciones en los últimos años, pero pensábamos que habían desaparecido. Sin duda perjudican a la hostelería y las condenamos», señaló el gerente de la asociación vizcaína, Héctor Sánchez. Destacó que «hay otros medios» para hacer reclamaciones «sin perjudicar a nadie». «Vemos estas cosas y nos parecen de tiempos pasados. No tienen cabida en una ciudad que cada día pretende atraer al turismo, abrirse a la gente que nos visita».

«Ensuciar fachadas con pintadas no es la mejor manera de reivindicar el acercamiento de personas presas» Samir Lahdou - Goazen Bilbao

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos