Aburto apoya a la Policía Local tras la aparición de «pintadas amenazantes»

Imagen de una de las pintadas contra la Policía Municipal aparecidas en la zona de San Antón. /E.C.
Imagen de una de las pintadas contra la Policía Municipal aparecidas en la zona de San Antón. / E.C.

Pide el cese de «actitudes de otros tiempos en contra de los agentes y de la legalidad vigente», en plena campaña de control de horarios en los bares de Bilbao La Vieja

José Mari Reviriego
JOSÉ MARI REVIRIEGO

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, se vio ayer en la necesidad de respaldar la labor de la Policía Municipal, después de la aparición de numerosas pintadas «amenazantes e insultantes» contra el servicio policial en la zona del puente de San Antón, en Bilbao La Vieja. Los escritos, en los que se pedía a los agentes que «dejen el barrio en paz» acompañados de imágenes vejatorias, se han registrado en coincidencia con una campaña del Ayuntamiento de control del horario nocturno en la hostelería del lugar. En esas inspecciones, la guardia urbana ha sancionado las infracciones de algunos bares y el mal estacionamiento de los coches.

La Policía Municipal localizó las pintadas a primera hora de la mañana, repartidas por las calles Urazurrutia y Cantarranas, y la subida hacia el barrio de Miribilla, entre otros lugares. Este entorno, que reúne numerosos locales hosteleros -tanto restaurantes como bares de copas-, constituye una zona de marcha de la ciudad en la que sus usuarios acostumbran a alargar la noche.

Las protestas escritas en paredes y murales se han producido en plena campaña de inspecciones y multas de la Policía Municipal para supervisar el cumplimiento de los horarios de los locales. Las pintadas aluden al alcalde y a los agentes, a quienes retratan como «txakurrak» (perros). Alertados de su localización, los servicios municipales de limpieza se encargaron de su retirada y de blanquear las paredes.

En una diana

Tanto la forma como el contenido de las pintadas -algunas de ellas colocaban la palabra ‘munipa’ en el centro de una diana- llevaron a la Alcaldía a equipararlas con los tiempos duros de la kale borroka en el Casco Viejo, ya instalados en el pasado. Otro de los lemas utilizados pedía en euskera a Aburto que «ate a sus perros». Aunque no venían firmadas, «recordaban mucho a los grupos que las siguen haciendo», explicó un portavoz municipal.

El incidente más grave se produjo el pasado noviembre en el Casco Viejo, cuando ocho jóvenes escribían con esprays consignas radicales como ‘Alde hemendik’ (‘Fuera de aquí’, dirigida a la Guardia Civil). El grupo golpeó a una pareja residente en la zona que les había recriminado que ensuciaran las paredes de la casa.

El alcalde salió ayer en defensa del trabajo de la Policía Municipal y reclamó el cese «de estas actitudes de otros tiempos en contra de los policías y de la legalidad vigente».

Por su parte, el Sindicato Vasco de Policía exigió al Ayuntamiento una mayor implicación para atajar los «numerosos ataques e insultos que vienen recibiendo» los agentes en diferentes barrios de la ciudad en el desempeño de su labor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos