«Abrimos tres hospitales públicos en dos legislaturas. ¿Quién puede decir lo mismo?»

Jon Darpón, en un pasillo de Lakua. «Ejerzo mi trabajo con pasión; por eso me molestan las críticas que solo buscan desgastar la imagen de nuestra sanidad». /IGOR AIZPURU
Jon Darpón, en un pasillo de Lakua. «Ejerzo mi trabajo con pasión; por eso me molestan las críticas que solo buscan desgastar la imagen de nuestra sanidad». / IGOR AIZPURU
Jon Darpón, Consejero vasco de Salud

Afirma que el gasto sanitario crecerá de forma moderada, «sin perder el objetivo de que sea también sostenible para las nuevas generaciones»

MARÍA JOSÉCARRERO

Desde finales de 2012 dirige el departamento del Gobierno vasco con más gasto. Salud se lleva uno de cada tres euros de los presupuestos de Euskadi. Es también el área más expuesta a la crítica, al tratarse de un servicio universal. Pese a esta doble circunstancia, Jon Darpón se muestra cómodo en su cargo. Defiende que la sanidad vasca es de primer nivel, pero advierte de que el gasto no se puede aumentar mucho más. Por ello, apela a la responsabilidad «de toda la sociedad para hacer un uso responsable» de los servicios sanitarios.

– En los últimos años, el presupuesto sanitario crece en el País Vasco, pero la ciudadanía tiene la percepción de que hay recortes. ¿Cómo lo interpreta?

– El gasto sanitario supera los 3.670 millones. Son más de 10 millones al día. Es una cantidad muy elevada para un país pequeño, pero es así por el alto nivel de calidad de la sanidad, porque el gasto farmacológico es importante y el de personal, también. Además, tenemos un sistema muy descentralizado, muy accesible para los ciudadanos por estar muy distribuido por los tres territorios.

– ¿A qué obedece entonces esa sensación de pérdida de calidad?

– No creo que haya esa sensación generalizada en la ciudadanía. Objetivamente no hay recortes. El Departamento de Salud supone un tercio del dinero del Gobierno vasco y, año a año, aumenta. Estamos renovando tecnología, creciendo en plantilla y creando nuevas infraestructuras. Hace poco abrimos el hospital de Urduliz, a final de año se pondrá en servicio el de pacientes crónicos en Eibar. En Vitoria, en Txagorritxu, está en construcción todo un edificio para las nuevas Urgencias generales y pediátricas, 23 quirófanos y las UCIs. Abrimos tres hospitales públicos en dos legislaturas. ¿Quién puede decir lo mismo?

– ¿Puede seguir creciendo el gasto sanitario?

– El gasto vasco se está acercando al de la media de la Unión Europea, que es una de las zonas del mundo con mejores servicios sanitarios, educativos y de bienestar social.

– Pero, ¿cuánto más puede crecer? porque se habla del sistema de pensiones. ¿La sostenibilidad de la sanidad pública también está en riesgo?

– Por el envejecimiento de la población seguiremos creciendo de forma moderada, pero sin perder el objetivo de que siga siendo sostenible e igual de accesible para las nuevas generaciones.

– ¿Yeso cómo se consigue?

– Es una responsabilidad que tenemos todos, gobiernos y ciudadanos. Para la sostenibilidad del sistema es necesario que se haga un uso responsable y racional del servicio sanitario.

Las frases

Consumo sanitario
«Somos la comunidad autónoma que más va al médico y la segunda de la UE, detrás de Alemania»
‘Factura en la sombra’
«No se da un recibo informativo de lo que cuesta cada asistencia para no asustar a los mayores»

– ¿Uso racional?

– Las personas tienen que ser conscientes del esfuerzo colectivo que todos hacemos, mediante el pago de impuestos, para tener una sanidad pública y universal. Hay que poner un poco de racionalidad a la hora de reclamar nuevas prestaciones y también a la hora de utilizar los servicios. Somos la comunidad autónoma que más va a las consultas de los médicos y, en el conjunto de Europa, la segunda. Solo nos ganan los alemanes, con una media de 10 veces al año por persona. Nosotros estamos en 8,7. Tenemos un uso muy intensivo de la atención primaria y de las urgencias.

– Hace unos años se planteó informar a los pacientes de lo que cuesta cada prestación. ¿Por qué no se ha implantado?

– Es importante que la gente conozca en qué se gastan sus impuestos, pero la ‘factura en la sombra’, que es un recibo meramente informativo, confundiría a los mayores. Tendrían miedo de que el siguiente paso sea cobrarles y no hay que asustarles.

– Cada vez que se habla de Osakidetza en las conversaciones de calle lo que sale a relucir son listas de espera, urgencias saturadas...

– Discrepo de ese planteamiento. La mayoría de los vascos cree que tiene un servicio eficaz. Ycuando uno sale fuera también lo ve. ¡Claro que hay listas de espera! ¡En todas las organizaciones sanitarias!, pero hoy se curan enfermedades que no hace tanto era impensable superar, como infartos, cáncer, ictus o graves accidentes.

– Pero entiendo que le preocupan los tiempos de demora.

– Siempre lo decimos: lo que no puede esperar, no espera, como son las dolencias cardíacas y las oncológicas. Este ejercicio dedicamos 40 millones para mantener las demoras en un tiempo razonable, porque cada vez hay más intervenciones debido al envejecimiento y a los avances quirúrgicos. Apersonas que por su edad antes eran inoperables, hoy se les ponen prótesis de rodillas y de caderas, se les operan de cataratas, de corazón... por no hablarle del incremento de trasplantes. Hoy se hacen cosas que hace 10 años eran impensables.

– Estos días se incorporan a la plantilla fija de Osakidetza quienes obtuvieron alguna de las 1.014 plazas de la oposición de 2015. ¿Cuál es el porcentaje de eventualidad de la plantilla? ¿El 30% como dicen los sindicatos?

– Osakidetza tiene una plantilla estructural de 26.400 trabajadores. El 94% es personal estable; es decir, o fijo o interino. La estabilidad es un objetivo de este gobierno. Este año tenemos una oposición con 3.335 plazas y hemos comprometido otra con las vacantes de 2018 y 2019 para el final de la legislatura.

– ¿1.200 euros por trabajar en Nochebuena no es un exceso?

– Es lo que figura en el convenio que se negoció en 2007.

– Han pasado 11 años. ¿Habrá nuevo convenio?

– Es nuestro objetivo.

«El ministerio debería impulsar una tarjeta sanitaria europea»

-Recientemente ha afirmado que el Ministerio de Sanidad no cumple con su cometido. ¿Qué quiere decir?

– Las comunidades autónomas son las que prestan los servicios sanitarios. El ministerio debería dedicarse a impulsar la armonización entre comunidades y con Europa. Hace falta un liderazgo mayor.

– ¿Con Europa?

– Sí. Cada vez hay un mayor intercambio de población entre países porque ahora muchos jóvenes trabajan o estudian en otros sitios. Si ya tenemos la receta electrónica compatible entre comunidades, lo que hay que hacer es avanzar para que lo sea también en la Unión Europea.

– ¿Se siente incómodo en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, encargado de coordinar las políticas sanitarias de las diferentes autonomías?

– Es una pieza clave del Sistema Nacional de Salud y siempre hemos participado con el objetivo de beneficiar la mejora de la atención, pero lo que no estamos dispuestos es a armonizar a la baja, a base de renunciar a las competencias que nos otorga el Estatuto.

– ¿Se lo han pedido?

– Cuando se nos impone un techo de gasto, pese a que cumplimos con el objetivo de déficit; cuando nos imponen una tasas de reposición que nos impiden renovar la plantilla... Colaboración sí;cesión de competencias, no.

– Sus respuestas a las preguntas de los parlamentarios suelen ser comentadas. ¿Le pone nervioso la Cámara?

– Yo disfruto mucho de mi trabajo y lo ejerzo con responsabilidad... y pasión. Me molestan las críticas cuyo único objetivo es desgastar la imagen de nuestra sanidad.

«Hemos pedido a la UPV un aumento de plazas en Medicina, necesitamos más profesionales»

– Los médicos de familia se quejan de que cada vez se les asignan más tareas, que no dan más de sí.

– Somos conscientes de que en determinadas épocas del año la atención primaria arrastra más carga de trabajo, pero los cupos son de 1.500 cartillas, un número adecuado. Es cierto que cada vez hay más consultas porque la gente es más mayor. Estamos preparando unas medidas para proteger la atención primaria. A los jóvenes que ahora están preparando el MIR les animo a escoger Medicina de Familia. Es una opción de futuro.

– De unos años a esta parte se habla de la escasez de médicos. ¿Qué hay que hacer para remediarlo?

– Estamos trabajando con la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) para que aumente las plazas en Medicina. Necesitamos más titulados, sobre todo en euskera, porque el objetivo es prestar el servicio sanitario en los dos idiomas.

– Ha pedido al Ministerio de Sanidad que saque tantas plazas de médico interno residente como titulados salen cada año. ¿Ya le ha respondido?

– No tiene sentido formar a un joven durante seis años, más el de preparación del examen MIR, y que luego no pueda ejercer. También pedimos celeridad cuando queremos convocar más plazas de MIR. El ministerio tarda más de año y medio en comprobar que tenemos esa capacidad docente en los hospitales. Debe ser más ágil o permitirnos a nosotros acreditar las plazas utilizando sus mismos criterios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos