25.000 euros para una bilbaína por una «chapuza» en una operación de pecho

25.000 euros para una bilbaína por una «chapuza» en una operación de pecho
Fotolia

El seguro médico deberá pagarle porque los médicos le dejaron una cicatriz en mitad de la mama después de tres intervenciones

A. H.

La compañía de seguros de un cirujano plástico bilbaíno deberá indemnizar con 25.000 euros a una paciente por la «chapuza» que le hizo en la operación de pecho a la que le sometió en 2005, según la sentencia de Juzgado de Primera Instancia número 35 de Madrid a la que ha tenido acceso este periódico. Tanto la mujer como el facultativo son vizcaínos y la intervención se realizó en una clínica de Bilbao, aunque la demanda se interpuso contra la aseguradora, cuya sede social se encuentra en la capital, motivo por lo que el caso se ha juzgado allí.

La paciente, que en la actualidad tiene 43 años, se sometió en 2005 a una intervención de cirugía estética para corregir una ligera asimetría en la areola mamaria, aunque no salió como esperaba. Al año siguiente, volvió a entrar al quirófano dos veces más. La mujer, representada en esta causa por el abogado bilbaíno Carlos Gómez Menchaca, sufrió tres operaciones en total sin conseguir los fines pretendidos y con un «evidente daño estético» al quedarle una cicatriz en mitad de la mama derecha, lo que le produjo serios «sufrimientos físicos y psicológicos».

No prescrito

El principal debate del proceso se situó en determinar si la responsabilidad civil por un acto negligente de personal médico asegurado como era el caso, había o no prescrito, ya que la afectada no interpuso la demanda por daños y perjuicios hasta el año 2016. El juez concluye en la resolución que el plazo límite es de quince años y no de cinco como alegaba el demandado.

Al entrar en el fondo del asunto, el magistrado llega a calificar de «chapuza» la intervención realizada en la mama derecha de la demandante debido a «una actuación negligente del médico interviniente, porque aunque le informó de que podían quedarle cicatrices, se refería sólo a la primera intervención, no a las siguientes». Además, la marca no le ha quedado en el punto descrito en la información previa a entrar en quirófano, sino en mitad del pecho.

La cantidad a indemnizar se ha basado en la edad de la afectada, la localización de la cicatriz, el número de intervenciones a las que fue sometida y a los «gastos y molestias» que le generará acudir a un futuro proceso reparador.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos