El Correo

Once meses de cárcel por agredir en Bilbao a cuatro ertzainas que le vigilaban por narcotráfico

  • El hombre, absuelto de la acusación de venta de drogas, deberá indemnizar con 23.000 euros a uno de los agentes que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y causó baja durante casi un año

La Audiencia Provincial de Bizkaia ha condenado a una pena total de once meses de prisión a un hombre, nacido en Guinea Bissau, por agredir a cuatro ertzainas que vigilaban su domicilio de Bilbao por sospechar que se dedicaba al tráfico de drogas. Además, deberá indemnizar con un total de 24.070 euros a los cuatro agentes por las diferentes lesiones que sufrieron en el transcurso del forcejeo para su detención.

Por otra parte, la Audiencia vizcaína ha absuelto al acusado del delito de tráfico de drogas, del que también se le acusaba, al tener «alguna duda» la Sala sobre si la sustancia estupefaciente que poseía era para la venta, tal como sostenía el ministerio fiscal, o para su propio consumo, como sostenían el acusado y su defensa.

Los hechos ocurrieron sobre las seis de la tarde del 3 de julio de 2014 cuando cuatro agentes de la Ertzaintza vigilaban un inmueble de la calle Zorroza Castrejana de Bilbao, ya que sospechaban que su inquilino podría estar relacionado con el tráfico de drogas. Cuando el sospechoso salió de su domicilio, advirtió la presencia policial y propinó un fuerte puñetazo a un ertzaina para huir.

Rodaron escaleras abajo

El resto de agentes acudieron en su ayuda pero el sospechoso siguió con su actitud violenta golpeando con brazos y piernas al resto de ertzainas, que rodaron escaleras abajo. Finalmente, el agresor, que durante el incidente se introdujo tres envoltorios en la boca que contenían 2 gramos de heroína, fue reducido y detenido.

A la vista de los hechos, la Audiencia vizcaína ha condenado al sospechoso a siete meses de prisión por un delito de atentado a agentes de la autoridad y a cuatro meses de prisión por un delito de lesiones. Además, deberá indemnizar por las lesiones sufridas con 300, 550, 150 y 23.070 euros a los cuatro ertzainas a los que agredió.

El agente que sufrió las lesiones más graves, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y estuvo 351 días sin poder realizar sus ocupaciones habituales. Además, le ha quedado como secuela una limitación de la flexión de la articulación interfalángica proximal del quinto dedo de la mano izquierda.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate