El Correo

Los niños protagonizan su propio pleno

fotogalería

Los txikis, en el salón del pleno. / Borja Agudo

  • Los 55 centros escolares de Agenda 21 presentan en el Ayuntamiento sus propuestas para convertir Bilbao en una ciudad «más verde y sostenible»

El Ayuntamiento celebró ayer un inusual pleno matutino. Los principales portavoces de la corporación municipal dejaron a un lado sus diferencias y se juntaron en una esquina de la sala, sin derecho a réplica. Era el turno de los más jóvenes de la ciudad. Unos 150 alumnos de 55 centros escolares del programa Agenda 21 acudieron a la cita para presentar sus propuestas en torno al cambio climático. «Bienvenidos a vuestra casa», invitó el concejal de Movilidad Alfonsó Gil, que ofició el pleno en sustitución del alcalde Juan Mari Aburto -ausente «por problemas de agenda»-. Durante todo el curso, estas escuelas e institutos han organizado talleres y actividades para debatir sobre el futuro sostenible de la capital vizcaína.

«Hemos tenido un sueño. Nos hemos imaginado el Bilbao de 2030», profetizó el representante de Artxandape Ikastola. Los jóvenes vocales de centros privados, públicos y concertados se mostraron unidos a la hora de exigir medidas al Ayuntamiento. En cuanto a la movilidad, sugirieron promover ayudas para la compra de coches eléctricos, aumentar el número de electrolineras e implantar el transporte eléctrico. Para que la ciudad sea un lugar limpio y ecológico, recomendaron ofrecer más bolsas para las heces de animales y pagar con descuentos a los ciudadanos que devuelvan latas y botellas, «como se hace en otras ciudades europeas». Los centros reivindicaron además la necesidad de replantear el modelo urbano de Bilbao y propusieron iniciativas como plantar un huerto en cada instituto y convertir la nueva parada de Termibus en un gran punto verde, «en vez de construir viviendas». «Además de todo el trabajo que hacemos en el instituto, también necesitaremos la ayuda del Ayuntamiento», advirtió la portavoz del IES Eskurtze.

13 años

Ya han pasado 13 años desde que el programa Agenda 21 promovió un plan medioambiental en el que participasen los centros educativos vizcaínos. «Si ven que hay tantos estudiantes interesados, quizá decidan cambiar las cosas», planteaba Nina Awodola, alumna de de Bachillerato de IES Bertendona. «El cambio climático es algo preocupante. Los estudiantes de la ESO lo entienden mejor. Los más mayores se suelen resistir, piensan que es una tontería y solo están preocupados por la Selectividad».

En los pasillos del Ayuntamiento, algunos docentes se quejaban del poco tiempo del que disponen para el programa. «Tenemos que incluirlo en el temario con calzador. No estaría mal que dedicásemos un par de horas al año a este tipo de iniciativas», lamentaba una profesora de Biología. Después del pleno, que duró poco más de media hora, los estudiantes se congregaron en el salón Árabe. Por problemas técnicos se quedaron sin el prometido ‘hamaiketako’.A cambio, se llevaron un pin conmemorativo a casa.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate