El Correo

Luz verde al ascensor de la cuesta del polideportivo de Txurdinaga

  • El Ayuntamiento invertirá 2,6 millones de euros en la instalación de los dos elevadores, cuyas obras tienen previsto iniciarse a finales de septiembre o principios de octubre

El ascensor de la cuesta del polideportivo de Txurdinaga, en la calle Marqués de Laurencín de Santutxu, está cada vez más cerca de ser una realidad. Las obras para su instalación, que conectará Cocherito de Bilbao e Iturriaga (campa de Basarrate), tienen previsto iniciarse «a finales de septiembre o principios de octubre», según ha anunciado esta mañana Ricardo Barkala, concejal de Obras, Servicios, Rehabilitación Urbana y Espacio Público del Ayuntamiento de Bilbao. Para ello la Junta de Gobierno prevista para la primera semana de junio deberá proceder a la licitación de los trabajos, para los que se invertirá 2,6 millones de euros y que se prolongarán durante 12 meses.

Como ya adelantó EL CORREO, el elemento mecánico estará compuesto por dos unidades inclinadas, que se instalarán en la parte derecha en sentido ascendente. El ascensor superior tendrá parada en la calle Iturriaga y llegará hasta la intersección de la calle Marqués de Laurencín con la calle Pintor Anselmo Guinea. Asimismo contará con una parada intermedia a la altura de la guardería existente. Recorrerá una distancia de 65 metros y salvará una cota de 8,5 metros.

Por su parte, el ascensor inferior irá en el lado de los impares de la calle Pintor Anselmo Guinea, en el mismo cruce con la calle Marqués de Laurencín, hasta el cruce con la calle Cocherito de Bilbao. Recorrerá una distancia aproximada de 45 metros, salvando un desnivel de más de 5 metros. Ambas cabinas tendrán una capacidad para 20 personas. Los ascensores estarán dotados de un sistema de vigilancia de cara a tener visión de la zona en tiempo real, contarán con un sistema de alimentación ininterrumpida, un sistema de comunicación con interior de cabina etc.

«Intervención de todo el entorno»

La implantación de este doble ascensor, como ha explicado Barkala, acarreará «una intervención de todo el entorno». Para empezar se producirá un cambio sustancial en la circulación de la zona, ya que ésta pasará a ser de una única dirección, de subida. Además, «habrá nuevos pasos de peatones y se ampliarán aceras», hecho este último que repercutirá directamente en un menor número de plazas de aparcamiento de la zona.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate