Un bar de Bilbao, señalado por unas provocadoras frases sobre mujeres

La frase que ha originado la polémica./
La frase que ha originado la polémica.

Los dueños del local se confiesan «sorprendidos y apenados» por la campaña en contra que se ha iniciado en las redes sociales. Piden «perdón» y aclaran que es la socia del bar quien escribe estos comentarios. «Está destrozada y no es machista, aunque algunas 'bromas' son un poco brutas»

YOLANDA VEIGA

«¿Qué pasa, Alberto. Hoy no hay frase?», pregunta el parroquiano del 'Soiz Hiru' señalando la pizarra limpia, ajeno al follón que se ha montado. «No, hoy no hay frase». Ni mañana. La última la pusieron en este bar del Casco Viejo de Bilbao el sábado, un 'zasca' a Esperanza Aguirre, contra las cuerdas por las acusaciones de corrupción contra el que fuera su mano derecha en el Gobierno de Madrid, Ignacio González. No habrá hecho gracia a todos, pero la frase de la polémica no ha sido la de la expresidenta de Madrid.

Ha sido otra, con una referencia a Gallardón por cierto. Lo escribieron como un chiste, y no calibraron el alcance de la controversia, que se ha traducido en una campaña en su contra en las redes sociales: 'A ver niñas, la depilación empieza de arriba abajo, no se puede llevar el toto pelao y las cejas de Gallardón. ¡De nada!'. Lo de las frases (incluida esta) es cosa de Maite, que lleva el bar a medias con su socio Alberto. «Desde que cogimos el bar, hace dos años y medio, ella pone una frase cada día. Y jamás nadie se había quejado», asegura Alberto, que atiende la barra este lunes, apenado por la polémica que les ha señalado.

El origen de la polémica ha sido esta frase y otra que Maite escribió hace un mes: '¿Embarazada por accidente? ¿Y eso cómo puede pasar? Se bajan las bragas solas, tropiezas y caes justo en la polla y ella sola hace diana?'.

El comentario es, cuanto menos, desafortunado.

Ese día yo mismo le dije: '¡Joder, Maite, qué bruta eres!'. Pero ¿machista? ¡Por favor! Ella y todos somos precisamente lo contrario. Lo que sucede es que ella se ríe de todo, empezando por ella misma. Una vez puso: '¿Cómo llaman en África a la pintura negra de Plastidecor? ¿Color carne?'. Y lo toma a broma, no pretende molestar a nadie.

Cuenta Alberto que su socia «está destrozada» por la repercusión. «Está tan mal que el domingo le tocaba abrir a ella y no pudo ni venir. Tuvimos cerrado, con lo que es un domingo en el Casco Viejo... Estamos alucinando con la que se ha montado y ella se siente culpable porque nunca pretendió ofender a nadie, no hace más que pedirnos perdón».

Lo de poner una frase punzante, explica Alberto, fue una ocurrencia de su socia y la idea «siempre fue muy bien recibida» por la clientela. De hecho, en el rato que estamos en el 'Soiz Hiru' son varios los clientes que muestran su extrañeza por la pizarra vacía, habituales que se mezclan con turistas que han alargado el desayuno y una familia de franceses madrugadores que a la una encarga un arroz con calamares para tomar en la terraza. «Lo de las frases empezó de forma casual. Resulta que la gente creía que mi socia y yo éramos pareja y entonces se nos ocurrió ponerlo en un cartel: 'Los camareros de este local no son pareja y están muy disponibles. Tenemos la cartilla de vacunación en regla'. Hizo gracia y desde ese momento Maite escribe una frase cada día. Muchas las saca de internet y son bromas sobre políticos, sobre religión, sobre Paquirrín, sobre los hombres...».

Y sobre las mujeres, pero «no en el sentido que se ha entendido». «Nos hemos adherido a la campaña contra las agresiones sexistas en Aste Nagusia, a la del 8 de marzo... Maite no es machista sino todo lo contrario», insiste una y otra vez Alberto, encantado de poder explicarse.

Secunda Andoni, el cocinero del bar. «Yo soy homosexual, ¿alguien cree que iba a trabajar en un sitio con jefes misóginos, homófobos...? Porque nos han dicho de todo, menos guapos. Nos llaman por teléfono para insultarnos, nos dicen que nos van a quemar el bar, que una bloguera anda recogiendo firmas para que nos cierren, que si Emakunde... Tengo amigas feministas que me han advertido que algunas frases no les han parecido bien, pero reconocen que la cosa se está saliendo de madre».

La pizarra, limpia

Las llamadas de queja -«la campaña en redes sociales empezó en Cataluña y llaman mucho de allí, también de Andalucía...»- y los reproches en redes sociales suceden desde el miércoles, cuando Maite escribió en la pizarrita que cuelga a la entrada de este bar de la calle María Muñoz la frase de la depilación. La misma pizarra que esta mañana seguía colgada pero estaba limpia, inmaculada. Solo queda en trazo a tiza eso de 'El rincón de Maitetxu', que así bautizó ella esta esquinita del bar, un clásico de la parte vieja. «Es una lástima todo lo que está ocurriendo. Dos años y medio poniendo frases son muchas frases y nunca hemos tenido problema alguno, nadie se ha acercado a quejarse».

Lo han hecho esta semana. «Una chica del Casco Viejo vino a pedir explicaciones y Maite habló con ella y le aclaró que no había intención de ofender ni mucho menos», relata Alberto. Él mismo publicó el viernes «un comunicado pidiendo perdón» en la cuenta de Facebook del bar, que han cerrado ante el bombardeo de comentarios en contra.

¿Nunca se dieron cuenta del riesgo?

Entendemos que alguien se haya ofendido y pedimos disculpas, nos hemos dado cuenta de que lo que a uno le hace gracia a otro le puede ofender, pero conocemos a Maite y ella no lo hace a mala fe. Al principio yo le 'censuraba' un poco las frases. Acordamos que nada de meterse con niños, ni palabrotas... Pero a la gente le hacía gracia y ya dejé de preocuparme por las frases. La del 'embarazo accidental' estuvo puesta hace un mes y nadie dijo nada.

Alberto y Andoni lamentan la mala imagen que estos comentarios desafortunados están dando al local, aunque «de momento» no han notado ningún boicot. «Con lo que cuesta levantar un negocio, pensar que por una tontería la podamos cagar...».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos