El Correo

Hacienda perdona 11 millones en diez años a contribuyentes sancionados

    Hacienda perdona 11 millones de euros en diez años a contribuyentes sancionados
    • El diputado foral acaba de perder, en favor de la Juntas Generales, la potestad para condonar deudas a los ciudadanos

    Hasta el pasado miércoles, el diputado de Hacienda, José María Iruarrizaga, tenía la potestad de condonar sanciones tributarias. La propia normal foral le concedía esa capacidad, que tenía delegada en su director del área para los casos inferiores a 150.000 euros. Con la entrada en vigor de la nueva norma tributaria, esta capacidad recaerá exclusivamente en las Juntas Generales. Según ha podido saber EL CORREO, las sanciones perdonadas en Bizkaia durante la última década ascienden a 11,1 millones de euros.

    La cuantía total ha variado significativamente en los últimos años. Las 266 sanciones amnistiadas en 2012 sumaron 1.943.839 euros mientras que en los últimos dos años se registran solo 148 por valor de 712.087 euros y 135 que suponen 676.471. Entre 2014 y 2015, fecha del último relevo en el Palacio foral, se observa un descenso de casi el 30%. La tabla que acompaña esta información refleja una relación proporcional entre el número de expedientes y el importe total de las multas de un ejercicio y lo que la Administración vizcaína ha perdonado en ese periodo, que representa de media el 4,13%. Son cifras del propio fisco vizcaíno. Forman parte de la respuesta que el área de Hacienda ha remitido al grupo juntero de Podemos Bizkaia tras una pregunta por escrito de la apoderada Asun Merinero.

    Un portavoz oficial del área que dirige José María Iruarrizaga aclaró ayer que «nunca se condona el 100% de la sanción, sino una parte», pero eludió concretar cuántos expedientes de los últimos años han superado los 150.000 euros. En principio, esos son los que deberían llevar la firma de Iruarrizaga, ya que el resto habrán pasado por las manos de los sucesivos directores de Hacienda, Félix Ayarza hasta las elecciones de 2015 y Aitor Soloeta a partir de ese momento.

    La media de las cuantías perdonadas es pequeña -6.146 euros- y tiende a la baja. El año pasado rondó los 5.000. Pero es un dato que puede conducir a equívocos, ya que hay numerosas sanciones de cuantías muy pequeñas que desvirtúan la media aritmética. Fuentes próximas a los inspectores recuerdan que «aquí se contabilizan también casos de personas sin recursos con sanciones muy bajas, de menos de 200 euros, imposibles de cobrar».

    El proceso se inicia siempre a petición del infractor. Los motivos que avalan el perdón del fisco -hablamos siempre de la sanción y no de la cifra defraudada- son muy variados. Se tiene en cuenta lo que los técnicos denominan la «graduación del caso», si hay reincidencia, predisposición al pago, intencionalidad en la comisión de la infracción y otras circunstancias del propio interesado, en especial su situación económica. «Se atiende al impacto que puede provocar en la situación patrimonial del obligado tributario», confirma el mismo portavoz oficial. Pero hay todavía más circunstancias fortuitas que se valoran, como que una empresa ha sufrido un incendio, que una pyme con cinco empleados está al borde de la quiebra o que la firma se encuentra en pleno ERE. El expediente administrativo analizaba todos estos parámetros pero la decisión final era algo discrecional, estaba en manos del responsable foral de Hacienda.

    Tribunal Vasco de Cuentas

    ¿Quién revisa que la condonación ha sido correcta? «Todos los expedientes están a disposición del Tribunal Vasco de Cuentas públicas», responde el portavoz oficial de Hacienda. Este órgano, presidido desde julio de 2015 por el exdiputado general, José Luis Bilbao, es el encargado de la revisión. «En ningún ejercicio el TVCP ha objetado nada», destacan desde Hacienda. La justificación que ofrecen para la pérdida de esta potestad es que «si la condonación de las deudas tributarias y los intereses de demora recaían en las Juntas desde 2005, por coherencia y transparencia, lo lógico es que también las sanciones estén allí».

    «Podemos considera inaudito e insostenible que, sin transparencia y utilizando una potestad ‘graciable’ recogida en la Norma Foral General Tributaria, el diputado de Hacienda haya perdonado más de 8 millones de euros en los últimos 7 años. Desconocemos a quiénes, porque utilizan la ley de protección de datos para ocultar esa información, y desconocemos por qué», valoró ayer la juntera Asun Merinero. «Con un fraude fiscal en Euskadi de 3.700 millones, está por encima de nuestras posibilidades este gesto magnánimo con los que defraudan. Es un ejemplo de cómo entiende el PNV la gestión de un asunto central», añadió.

    Recibe nuestras newsletters en tu email

    Apúntate