El Correo

Casco Viejo o Guggenheim, ¿qué engancha más al turista?

Casco Viejo o Guggenheim, ¿qué engancha más al turista?
  • El Ayuntamiento de Bilbao invertirá este año 1,4 millones en las Siete Calles tras comprobar que «el cien por cien» del turismo que llega a la ciudad visita la zona histórica

El Museo Guggenheim sigue siendo el faro indiscutible de Bilbao, pero no el único. El Ayuntamiento acaba de constatar la gran capacidad de arrastre que tiene el Casco Viejo en el turismo, tras finalizar un estudio sobre por dónde debe ir su desarrollo como motor comercial, cultural y económico. El documento, presentado esta mañana por el concejal de Empleo, Xabier Otxandiano, revela que «el cien por cien» de los turistas visita las Siete Calles.

Es decir, que el Guggenheim puede ser el gancho principal para que un visitante, sea nacional o extranjero, se traslade a la capital vizcaína para pasar sus vacaciones o días libres. Pero lo que luego ya no perdona, entre finalmente o no dentro de la pinacoteca, es un recorrido por la zona histórica, escaparate de la gastronomía y los negocios vinculados a la moda. Todo un descubrimiento para una villa que afronta una profunda transformación en sus hábitos de consumo y que asiste, muchas veces con preocupación, al cierre de algunos de sus locales más emblemáticos. En este proceso, quizá más visible en el centro de Bilbao, la solera ha podido dar paso a la franquicia.

La ventaja del Casco Viejo es que mantiene una notable tasa de ocupación de los establecimientos, según Otxandiano. Posiblemente, «la mejor» de la ciudad. Sólo uno de cada seis están vacíos, lo que se traduce en 173 locales sin actividad a día de hoy. O, como diría el concejal de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo, en 173 oportunidades de negocio.

En su plan estratégico para el Casco Viejo, el Ayuntamiento ha decidido invertir este año un total de 1,4 millones de euros en obras que refuercen la capacidad comercial y turística de la zona. En los próximos meses se plantea ofrecer apoyo a la creación de diez nuevos negocios y la mejora de otros treinta. Con el respaldo de Bilbao Ekintza y Surbisa, quiere darle un arreón a las lonjas vacías para buscarles una actividad. El proyecto potenciar la señas de identidad de la cuna de la villa en una mezcla de «corazón histórico y modernidad».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate