El Correo

La nueva Termibus reforzará la seguridad con cámaras y «presencia policial intensiva»

fotogalería

La nueva estación de autobuses ocupa algo más de 4.000 metros cuadrados. / IÑAKI ANDRÉS

  • La estación provisional entrará en funcionamiento el 25 de febrero para sustituir a la actual, cuyo desmontaje comenzará en marzo

A falta de acondicionar la cafetería y de instalar las máquinas dispensadores de billetes a pie de dársena, las obras de la nueva estación de Termibus ya están terminadas. La instalación, que será provisional y funcionará mientras se construye la definitiva, comenzará a recibir y despedir autobuses en la madrugada del sábado 25 de febrero. En la visita que acaba de realizar este mediodía a la intermodal aún sin estrenar, el alcalde Juan Mari Aburto, ha subrayado que el Ayuntamiento de Bilbao ha diseñado un dispositivo de seguridad reforzado para garantizar el bienestar de los vecinos.

La nueva estación de autobuses ocupa algo más de 4.000 metros cuadrados. «Algo menos de espacio que la ya antigua Termibus, pero con avances tecnológicos que facilitarán su funcionamiento», ha comentado Aburto. Dispone de 20 dársenas, 9 menos que la instalación a la que sustituye, pero el nuevo sistema de distribución de autobuses por punto de parada, permitirá «que podamos seguir trabajando con 5 millones de viajeros al año». Los vehículos comenzarán a circular por la nueva Termibus provisional en día 25 y estará en funcionamiento «durante 18 meses», el plazo durante el que se excavará, construirá y habilitará la estación definitiva».

El alcalde ha avanzado que «esta estación causará algunas molestias e inconvenientes. Van a ser 18 meses complicados, por lo que pido disculpas a los vecinos de antemano. Les pido disculpas por las molestias y que tengan paciencia». Una de las cuestiones que más preocupa al vecindario es la seguridad. Hay que tener en cuenta que la instalación casi se les ha metido en casa a algunos de los residentes de la zona: las dos puertas de acceso a la sala de espera, consignas y las taquillas están junto a otros tantos portales. «Queremos garantizar la seguridad en la estación y del entorno», explicó Aburto. «Va a haber seguridad privada ls 24 horas del día». Además, se han instalado ocho cámaras «para el control de la zona exterior, incluyen los portales y los bajos de los edificios de la zona». En cuanto a la presencia policial, «va a ser intensiva». En todo caso, garantizó el alcalde «va a haber hilo directo con el Ayuntamiento, la comunicación está abierta para poder tratar las dificultades que vayan surgiendo y se puedan tomar las medidas correctoras que se necesiten».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate