El Correo

Un gestor de fincas de Bilbao confiesa que ha estafado «miles de euros» a varias comunidades

  • La Ertzaintza tramita ya siete denuncias. «Empecé a coger pequeñas cantidades en 2014», reconoce el administrador, en paradero desconocido

"Llegó un momento en que todo se me fue de las manos". El gestor de Fincas Larraskitu confesó ayer a EL CORREO que es el autor de una estafa a varias comunidades de vecinos de Rekalde. P. M. R. reconoció haber empezado hace dos años "a coger pequeñas cantidades, un día de un lado, luego de otro..." y, aunque se negó a concretar datos, admitió que la cifra sustraída supera "miles" de euros. Lo cierto es que la Ertzaintza ya ha recogido siete denuncias de afectados, cuyo número total todavía es una incógnita porque, si bien él asegura que trabajaba con 13 edificios, las asesorías que han iniciado su defensa legal calculan que podría tratarse de una quincena. Además, no sólo de este populoso barrio de Bilbao sino también de Camino Peñascal y Betolaza. En definitiva, el alcance económico del fraude está pendiente de la entrega de los libros de actas por parte de esta persona que, desde hace más de un mes, permanece en paradero desconocido para sus víctimas.

"No damos crédito a lo que ha pasado. Quién lo iba a pensar porque, la verdad, es que no nos daba mala espina". Los presidentes de dos comunidades de la calle Filomena Baldezate reconocían haber iniciado los trámites para demandar a esta persona. Sobre todo, quieren que les devuelva los documentos de los portales y, claro está, también averiguar si realmente les ha desaparecido dinero de las cuentas. "No vemos facturas ilógicas pero, hasta que no contrastemos bien los números con los libros, no lo sabremos bien", remarcaba uno de los administradores.

Quienes sí aseguraron haberse percatado de un "agujero", "y bien gordo, de casi 20.000 euros", eran los propietarios de un bloque de León de Uruñuela. Al ver que desde hace meses resultaba "imposible" localizar a su gestor de fincas, decidieron revisar las cartillas del banco. Y lo que descubrieron les dejó helados. "Hay cargos sin justificar, cantidades desde cientos de euros a casi 1.000, y muchas veces a nombre de la mujer de este individuo", subrayaron.

Al comentar su hallazgo con otros residentes, descubrieron que no eran los únicos. Y que otros portales empezaban a moverse. Concretamente diez comunidades ya han buscado el apoyo legal de la asesoría M-R, cuyo responsable confirmaba estar recopilando toda la información posible antes de valorar las medidas a adoptar. "Comprobaremos todos sus pasos año a año, pero ahora lo más importante es que todos presenten la correspondiente denuncia porque, de lo contrario, no podrán reclamar".

Así lo atestiguaba también el despacho jurídico de Ramón Ortiz de Urbina, que insistía en que ahora, al margen del posible desfalco, "su mayor problema es que no tienen documentación". En las dos comunidades que han solicitado sus servicios, según desveló, habría recibos por obras no ejecutadas.

Al margen del colegio oficial

Los responsables del Colegio Territorial de Administradores de Fincas desvelaron que el autor de esta estafa no pertenece al colectivo. "Ni está dado de alta ni lo ha estado nunca", puntualizaron tras recordar que, para ejercer esta actividad, "la ley obliga a estar colegiado, pero muchos utilizan subterfugios como llamarse "gestor" o "asesor" en un intento de saltarse las normas". Las mismas fuentes señalaron que estar afiliado conlleva importantes garantías para los clientes como "la obligatoriedad de que el profesional contrate seguros de responsabilidad civil y de caución de garantías financieras ante fraudes como éste, por no hablar de un código deontológico que exigimos cumplir". Al no formar parte del gremio, la asociación lamentó "no poder ayudar a estos vecinos, aunque en algún caso nos han confirmado que la cantidad sustraída supera los 10.000 euros".

El presunto gestor reconoció que no forma parte de este organismo profesional, "porque cuando lo intenté hace años mi titulación no era suficiente y, más tarde, ya no tenía dinero para hacerlo". Sí pertenece, según su versión, a la Asociación Europea de Gestores y Administradores Inmobiliarios AEGAI. Respecto a las cuantías de las que se apoderó en diferentes ocasiones, declaró que "ningún caso supera los 20.000 euros, ni siquiera los 15.000, y de hecho son pocos los portales realmente afectados". P. M. R. concluyó su confesión reconociendo haber hecho "algo malo, pero nada más; me considero una persona honrada y pido que me den un poco de cuartelillo para intentar arreglarlo".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate