El Correo

«Me pusieron un cuchillo en el pecho y se llevaron todo el dinero de la caja y dos cartones de tabaco»

El estanco en el que se produjo el atraco.
El estanco en el que se produjo el atraco. / J.E.
  • Dos hombres atracan un estanco en Bolueta a cara descubierta y amenazan a Javi, el vendedor, que estaba solo en el local

Es por todos sabido que los estancos son lugares de un atractivo mayúsculo para los atracadores. Aun así, es difícil imaginar que alguien va a sacarte un cuchillo y por eso no sorprende que Javi, que junto con su padre y otros empleados regenta uno de estos locales en Bolueta, se quedara de piedra cuando se encontró con el arma incrustada en el pecho con la exigencia de que abriera la caja registradora. «Eran dos hombres de apariencia normal. Me pidieron dos cartones de Chesterfield y cuando fui a dárselos sacaron el cuchillo y me amenazaron con clavármelo si no les daba el dinero. Menos mal que vamos haciendo pequeños ingresos en el banco a diario. Solo pudieron llevarse ciento y pico euros», explica este joven todavía con el susto en el cuerpo.

El robo se produjo el miércoles a las 17:30 horas en este local situado en la esquina en la que confluyen la Travesía de Sagarminaga y la calle Pintor Losada del barrio vizcaíno. «Parecía que venían a comprar y en cuanto se pusieron manos a la obra uno de ellos se apartó para comprobar desde la puerta que no venía nadie. Fue todo rapidísimo, cuestión de segundos diría yo, y cuando les di lo que buscaban se marcharon corriendo», recuerda el comerciante.

En cuanto a los rasgos de los ladrones, poco que decir: «No iban tapados, llevaban gorro eso sí, pero no pude quedarme con detalles», lamenta Javi. Asimismo, mientras atiende a los clientes, recuerda que hablaban un castellano perfecto (piensa que eran de aquí) y lamenta que no es la primera vez que sucede algo así en el barrio. «Hace cosa de un mes robaron en otro estanco en la calle Zabalbide. Estamos muy expuestos», se queja. Ahora solo queda esperar a que les atrapen y que esto no vuelva a suceder.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate