El Correo

La Ertzaintza detiene en el Casco Viejo a uno de 'los Pichis' que se había fugado

Miembros del clan de 'los Pichis' en la puerta de la lonja ante la Policia, en la calle Ollerias
Miembros del clan de 'los Pichis' en la puerta de la lonja ante la Policia, en la calle Ollerias / Luis Calabor
  • El joven, de 20 años, estaba con otros menores del clan el miércoles por la noche y se resistió al arresto

La Ertzaintza detuvo la noche del miércoles a J.J.M.C., de 20 años, uno de 'los Pichis' buscados tras fugarse de un centro de internamiento y que, según los vecinos, se ocultaba en el piso y la lonja en que reside la familia, en Ollerías Bajas. El arresto se produjo sobre las nueve de la noche en la calle Iturribide, en pleno Casco Viejo bilbaíno. La comisaría de la Policía autonómica en Bilbao recibió la información de que este joven y otros se encontraban en ese punto, por lo que enviaron al lugar a varias patrullas no uniformadas y tres furgonetas en previsión de que se registraran incidentes.

Según ha podido saber este periódico, cuando los agentes de paisano abordaron al grupo de chicos para identificarles, uno de ellos echó a correr y otro empezó a golpear a uno de los ertzainas, que tuvieron que reducirle. Durante el forcejeo, el muchacho intentó deshacerse de una cartera con varias joyas. Los policías se incautaron de ellas para investigar su origen ante la sospecha de que puedan ser robadas. El chico fue detenido por un delito de resistencia grave a los agentes de la autoridad.

Investigación de robos

Al ser preguntado por su nombre, el joven ofreció una identidad falsa y se hizo pasar por otro miembro de su familia. Al llegar a comisaría se cotejaron sus huellas y se comprobó que se trataba de J.J.M.C., que se encontraba fugado. El arrestado continuaba ayer en los calabozos de la Ertzaintza en Bilbao. A última hora, la Policía Municipal reactivó el punto fijo -con varias patrullas de forma permanente- que durante meses mantuvo en Ollerías Bajas para evitar incidentes.

Mientras, se investiga la relación de J.J.M.C. con una serie de robos en domicilios de la zona de Begoña, en uno de los cuales habría sido reconocido por uno de los moradores. Los asaltos se han venido produciendo desde el pasado 17 de diciembre. Se trata de robos o intentos de robo mediante el procedimiento del escalo. Los ladrones trepan por la fachada y se cuelan a través de ventanas. En algunos de los casos han sido sorprendidos por las personas que se encontraban en el interior de sus casas. Varios de las víctimas han rehusado denunciar porque no llegaron a llevarse nada.

Portavoces de la plataforma vecinal contra la delincuencia en Ollerías vienen alertando desde hace un mes que tres jóvenes, dos de ellos menores -declarados en «busca y captura»-, se encontraban escondidos entre un piso y la lonja donde el clan conflictivo se asienta. Dicen que lo han denunciado ante la Ertzaintza, la Policía Municipal de Bilbao y hasta el fiscal superior del País Vasco, pero los jóvenes siguen por el barrio «sin control».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate