El Correo

El 'Modern Express' deja Bilbao

El 'Modern Express' es remolcado fuera del Superpuerto. / Luis Calabor
  • El carguero, que fue rescatado a comienzos de año en el Golfo de Bizkaia en medio de un temporal, zarpa del Superpuerto para ser remolcado hasta Turquía, donde será desguazado

El carguero de bandera panameña 'Modern Express', que fue rescatado en circunstancias límites en febrero de este año en el Golfo de Bizkaia, ha zarpado este mediodía del Puerto de Bilbao. El navío será remolcado hasta el puerto turco de Aliaga, donde será desguazado y vendido como chatarra. La decisión de desmantelar el buque ha sido adoptada por la compañía propietaria del navío tras comprobar los daños que sufrió el buque durante el temporal, que le provocó una escora del 50%.

Para viajar hasta Turquía, el 'Modern Express' será remolcado por el 'VB Hispania'. En las maniobras para salir de la rada vizcaína, el carguero ha estado asistido por otros dos remolcadores y por un buque de Salvamento Marítimo que ha supervisado toda la operación.

El 'Modern Express' quedó a la deriva el pasado 26 de enero después de que su carga, 3.600 kilos de madera procedente de Gabón y maquinaria pesada de construcción, se hubiera desplazado en el interior de sus bodegas a consecuencia del temporal que azotaba el Golfo de Bizkaia. Ese mismo día, dos helicópteros -uno de Salvamento Marítimo y otro de la Xunta de Galicia- procedían a rescatar a los 22 marineros filipinos que componían la tripulación. El buque fue arrastrado por el viento y las olas hasta las costas francesas. Durante unos días se temió que el barco se fuera a pique o que embarrancase en las costas francesas.

Helicóptero

El desplazamiento del navío fue controlado por la marina francesa hasta que el 30 de enero los expertos de la empresa holandesa SMIT Salvage, contratados por los propietarios, sobrevolaron la nave y comprobaron que había condiciones para llevar a cabo un rescate. Al día siguiente se descolgaron sobre el 'Modern Express' desde un helicóptero y, tras varios intentos, consiguieron tender un cable a un remolcador.

El buque fue finalmente trasladado hasta el puerto de Bilbao, donde fue amarrado el 3 de febrero. A partir de ese día se llevaron a cabo trabajos para adrizarlo, con lo que volvió a recuperar la verticalidad, y se procedió a vaciar sus bodegas. Tras distintos exámenes llevados a cabo por expertos los propietarios decidieron proceder a su desguace.