El Correo

El nuevo Árbol de Gernika será plantado a finales de febrero

Los cuidados no han podido salvar al Árbol de Gernika.
Los cuidados no han podido salvar al Árbol de Gernika. / Ignacio Pérez
  • El actual ha muerto por problemas derivados de un terreno que se encharca con facilidad y que recibe escasas horas de luz

Un nuevo retoño del Árbol de Gernika ocupará el lugar de sus antecesores en la Casa de Juntas de Gernika. Tal y como adelanta este jueves EL CORREO en su edición impresa, el actual no ha podido superar los problemas derivados de un suelo que se encharca con facilidad y que recibe escasas horas de luz pese a los intensos cuidados de los técnicos de Basalan. Nuevos drenajes, nutrientes, inyecciones de oxígeno y zanjas para abrir un terreno demasiado compacto han sido insuficientes para mantenerlo con vida.

El ejemplar actual, de 28 años, está “completamente seco”y las muestras extraídas revelan la ausencia de vida, según el último estudio de la UPV. La presidenta de las Juntas, Ana Madariaga, ha concretado que el nuevo ejemplar “estará listo y rebrotará la próxima primavera”. Se prevé que el relevo se produzca entre finales de febrero y comienzos de marzo por un ejemplar más joven, que no es hijo del que acaba de morir sino de su predecesor.

El que será el quinto árbol de Gernika nació en el año 2000 en pleno cambio de milenio. Tras pasar por el vivero de Basalan, fue trasladado a uno de los bosques forales en Arratia. Antes de ser plantado, los técnicos acometerán diversos cambios en el terreno actual para ayudar a la supervivencia de un roble de 14 años llamado a continuar el linaje del símbolo de los fueros y las libertades vascas.

.