El Correo

Antenistas alertan que el 20% de los edificios de Bizkaia perderán la señal de TV en enero

    Un profesional trabaja sobre un tejado.
    Un profesional trabaja sobre un tejado. / Maite Bartolomé
    • Desbordados por la «nula previsión del Gobierno», los profesionales podrán adaptar apenas el 45% de las comunidades antes del 31 de diciembre. El resto perderá canales

    Si pertenece al 20% de comunidades vecinales vizcaínas que no realizó en 2010 la adaptación de la TDT para recibir los nuevos canales cuya adjudicación fue después anulada por el Supremo, es probable que la pantalla de su televisor se quede 'en negro' desde el 1 de enero, según el presidente de la Asociación de Instaladores de Telecomunicaciones Vizcaínos (Avitel), José María Pascual. Los asociados -la mayoría del sector vizcaíno- y sus proveedores se encuentran desbordados. La Unión Europea obliga a readaptar antes del 31 de diciembre todas las antenas colectivas -en Bizkaia hay unas 25.000-, ya que parte del espacio radioeléctrico que usan las televisiones pasará el 1 de enero a manos de las compañías telefónicas, que las compraron al Gobierno central para desarrollar la tecnología 4G. En la práctica, esto conlleva reordenar las frecuencias de TDT en la banda 790-862 MHz. Las cadenas que se alojan entre los canales 60 y 69 tienen que «emigrar» al 26, 27, 28, 30 y 35, un proceso que se denomina 'dividendo digital' y que exige instalar amplificaciones en la mayoría de tejados colectivos.

    El Ministerio de Industria no aprobó la normativa hasta el 19 de septiembre, pese a que el decreto europeo data de marzo de 2012, dando apenas tres meses a los profesionales para actuar en todos los bloques de pisos de España. Y la demanda ha desbordado tanto a los proveedores de material como a los propios instaladores. Hasta ahora, solo el 23,5% de las comunidades vizcaínas están ya adaptadas, según una encuesta a los asociados de Avitel. Para fin de año, a lo sumo, apenas un 45% estarán preparadas para la resintonización.

    Pérdida de canales de EITB

    El otro 55% perderán de vista varios canales. Entre ellos, los de EITB, -que cesará de emitir en el 60, 61 y 64 para desplazarse al 35-, además de Teledeporte, Boing... «Seguirán viendo Telecinco, La Sexta, Antena 3... hasta que se adapten todas las antenas», asegura Pascual, que considera que «esto no debería generar alarma, ya que recuperarían todas las emisiones en cuanto se alivie 'el cuello de botella'».

    A su juicio, lo más grave es «que el 20% de las comunidades vizcaínas, las que en 2010 no realizaron la adaptación de la TDT, se quedarán 'en negro', sin poder disfrutar de ningún canal». Perderán los 22, 36, 38 y 59, en los que se alojan TVE, Discovery Channel, Paramount Comedy, Discovery Max, Antena 3, Neox, La Sexta, Telecinco, Divinity, Cuatro... «Toda la emisión televisiva», añadió. El 'número uno' de la asociación profesional no vislumbra una solución a corto plazo que evite este extremo dramático para muchas familias.

    Aunque el Ministerio de Economía subvencionará a las comunidades el importe de la modernización, aquellos edificios «desfasados», el 20% de las comunidades de Bizkaia, deberán pagar de su bolsillo la parte que no se actualizó hace cuatro años. «Aquí representa mayor problema la falta de material, pues en estos edificios los antenistas tienen que actuar por partida doble: instalar cuatro amplificadores del 'diviendo digital' y los cuatro anteriores», destaca Pascual. Y como existe más demanda de los aparatos subvencionables, los que precisan el 80% de los edificios, los fabricantes se centran en la producción de estos sistemas, pero no en los necesarios para modernizar aquellas instalaciones que en 2010 no se adaptaron a los nuevos tiempos y que serán las más perjudicadas por el «apagón».

    «Lógicamente, daremos la máxima proridad a las comunidades que mayor necesidad tengan, aunque no nos está llegando material », explicó Pascual. «Trataremos de que haya un cambio de 'chip' para que en enero nadie se quede 'en negro'», prometió, tras explicar que «los vecinos desconocen las dificultades con las que nos estamos encontrando. No podemos atender toda la demanda». «Las instaladoras están preparadas para este esfuerzo, pero las dificultades crecen día a día ante la falta de materiales», argumentó.

    «No ha habido información y plazo suficiente para prepararse y los fabricantes no pueden satisfacer la demanda a semejante ritmo. Supera con mucho la capacidad máxima de producción del sector», añadió la vicepresidenta, Melania González, que recuerda que esta migración tuvo un antecedente durante el apagón digital de 2010. Entonces, el Ejecutivo central dio más de un año y medio de plazo de adaptación. En esta ocasión no hay que hacer grandes modificaciones ni adquirir sintonizadores particulares, pero «la falta de previsión del Gobierno se va a traducir en que muchas adaptaciones no se podrán realizar a tiempo», apuntó Pascual.

    Eso sí, no todas las viviendas se verán afectadas por los cambios. Las que reciben señal televisiva a través de conexiones de fibra óptica o cable o los hogares unifamiliares no necesitan antenistas. Lo mismo sucede con aquellos edificios que utilicen antenas con amplificador de banda ancha.