169 de los 1.744 aspirantes a policías municipales de Bilbao llegan a la última prueba

Opositiciones celebradas en Durango el pasado mes de mayo para policía municipal de Bilbao.
Opositiciones celebradas en Durango el pasado mes de mayo para policía municipal de Bilbao. / Maika Salguero

Afrontarán esta última fase en la Academia de Arkaute, dicisión criticada por Udalberri, Bildu y Goazen, que lo ven como una «dejación de funciones» por parte del Ayuntamiento

JULIO ARRIETABILBAO

La Oferta Pública de Empleo (OPE) de 55 plazas para la Policía Municipal de Bilbao sigue adelante a falta del tercer y último bloque de ejercicios, la prueba de personalidad, que se celebrará el próximo 26 de septiembre. Los 169 aspirantes que quedan de los 1.744 inscritos inicialmente, los que han superado las dos fases anteriores, afrontarán esta última, con la particularidad de que por primera vez la realizará la Academia de Arkaute. Sus especialistas se harán cargo de realizar los test de personalidad, las dinámicas de grupo y las entrevistas personales. En anteriores ocasiones estas pruebas dependían del Ayuntamiento, que si contaba con la asistencia de especialistas de la Academia Vasca de Policía. El cambio ha despertado la desconfianza de parte de la oposición –Udalberri, EH Bildu y Goazen– al entender que se ha dado una «dejación de funciones» por parte del Consistorio, lo que ha llevado a una comparecencia, realizada esta mañana, en la que Tomás del Hierro, concejal de Seguridad Ciudadana y Gotzone Sagardui, concejal de Contratación y Recursos Humanos, han negado que se haya dado tal dejación y han argumentado las razones del cambio.

Sagardui ha recordado las bases de la convocatoria y ha explicado que está compuesto esencialmente por responsables municipales, pero en el que también hay un representante de la Academia de Policía y Emergencias del País Vasco. «La presencia del personal de Arkaute está establecida en la propia ley y le confiere un reconocimiento», ha subrayado. Tal y como ha indicado, el tribunal «es soberano para adaptar las decisiones correspondientes para el desarrollo del proceso selectivo». Citando el Estatuto Básico del Empleado Público, la responsable municipal ha recordado la capacidad de las administraciones de crear órganos especializados para los procesos selectivos y que estos pueden encomendar parte de sus funciones «a los institutos o escuelas de administración pública. Y Arkaute es la Academia Vasca de Policía y Emergencias. Acreditada y competencialmente reconocida». Entre sus funciones está, «según la ley, la ejecución de los procesos selectivos cuando así se lo encomiende el municipio respectivo», lo que es el caso.

La dificultad técnica de las pruebas planteadas «requería la presencia de profesionales expertos para su desarrollo», ha añadido Sagardui. «Son 169 personas las que han superado las dos primeras fases de la convocatoria», en las que también han colaborado «expertos y expertas no integrantes del tribunal». «Esto no es ceder competencias, es encomendar la gestión de parte del proceso selectivo», ha concluido.

No lo ven así las portavocías de Goazen, EH Bildu y Udalberri. Desde la primera formación, Samir Lahdou, criticó que la decisión de incorporar a Arkaute al proceso de selección se tomó con discrepancias en el tribunal y consideró que no se trata de un ejemplo de colaboración, al estar la prueba «en manos de expertos pero dejando fuera al tribunal». En una línea similar, Amaia Arenal, de Udalberri, criticó que «no se haya consultado con el comité de empresa una decisión que incide en un proceso de selección de trabajadores» y cuestionó cómo una intervención externa, la de Arkaute, podía afectar «al modelo de Policía que quiere Bilbao». Por su parte, Izaskun Guarrotxena, «sin poner en duda las capacidades del tribunal», cuestionó que en la realización de las pruebas no exista supervisión del mismo. Aun creyendo y «sin poner en dudas que los expertos de esta academia están totalmente capacitados, creemos que quien conoce la casa por dentro debería estar en estas pruebas».

En su réplica, Gotzone Sagardui ha insistido en que la decisión de contar con Arkaute para la tercera fase de pruebas «la adoptó el tribunal con todas las garantías». Además, es el tribunal el que «ha establecido cómo se van a realizar» y será este mismo organismo colegiado el que, a partir de los informes obtenidos en los test «establecerá un orden de prelación» de los aspirantes. Los resultados estarán «sujetos a revisión», recordó. Por su parte, Tomás del Hierro aclaró que «esto no se va a hacer en base a que el experto haga las preguntas que quiera. Nosotros determinamos antes el perfil que queremos. Nuestro modelo policial no va a verse afectado por este proceso».

Fotos

Vídeos