Txupinera y pregonera, contra el lanzamiento de huevos y harina en el Arriaga

Ane Ortiz, de la comparsa Askapeña, y Nati Ovelleiro, de la plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak. / JORDI ALEMANY

Ane Ortiz, de la comparsa Askapeña, y Nati Ovelleiro, de la plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak, reclaman unas fiestas sin agresiones sexistas

JOSÉ DOMÍNGUEZ

El trío festivo por excelencia de la Aste Nagusia ya está preparado para darlo todo a partir del día 19. La protagonista central será, como siempre, la entrañable Marijaia y este jueves en el Ayuntamiento de Bilbao se presentaron oficialmente sus dos principales aliadas: la pregonera este año será Nati Ovelleiro, representante de la plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak, y el honor de ejercer de txupinera recaerá en Ane Ortiz, miembro de la comparsa Askapeña.

Juntas intentarán conseguir que este año la Semana Grande sea una de las más «comprometidas y solidarias» de la historia de Bilbao, con un mensaje claro y rotundo «No es no no» contra las agresiones sexistas y la defensa de los derechos de los más desfavorecidos, «de las personas que por las más diversas razones tienen que dejar sus lugares de origen y que lo están pasando realmente mal».

Nati Ovelleiro nació en Deusto en 1965 y reside en Ibarrekolanda. Desde que tiene uso de razón recuerda su presencia en las fiestas patronales bilbaínas. Pocas veces se las ha perdido, aunque asegura que siempre las ha vivido, «desde la barrera, como una más y ahora las voy a disfrutar de una forma que siempre había sido impensable para mí». Profesora en un centro escolar de Bilbao, confiesa estar «más nerviosa que nunca» ante el encargo de ejercer como pregonera. Un honor que reconoce ser doble, «porque Ongi Etorri Errefuxiatuak somos una plataforma muy joven, pero ya no te digo nada de lo que me parece a nivel personal, un orgullo, una pasada y voy a darlo todo, que ya me han dicho que voy a estar muy ocupada pero por ganas e ilusión no va a quedar». Su pregón está ya listo y Nati subraya que para elaborarlo ha contado con el apoyo de toda la plataforma, que agrupa a un centenar de grupos sociales de todos los sectores, a demás de ciudadanos a nivel particular. Sin querer adelantar su contenido, reconoce que, como es lógico, hará referencia a los que se ven obligados a abandonar su hogar y apelará por unas fiestas en convivencia y en las que primer el respeto a todas las personas y condiciones. «Será corto, claro e iremos al grano, esperemos que os guste», remarca.

Ane Ortiz, por su parte, es natural de Ibarrekolanada. Nacida en 1989, trabaja como técnica de igualdad y sexóloga y el papel de txupinera la ha dejado impactada. «Este era el primer año que todas las comparsas volvían a tener la opción de elegir su propio txupinero y que haya salido Askapeña ha resultado toda una sorpresa, pero que luego me hayan elegido a mí, ni te cuento, porque muy pocas personas tienen la oportunidad de vivir las fiestas como nosotras las vamos a vivir». Estos días, asegura que los destinará a prepararse para lo que le viene encima a partir del día 19. Intentará estar en la mayoría de los actos posibles, aunque no le queden horas para dormir. «Incluso le voy a pedir a los miembros de mi txosna que me hagan un hueco en un turno porque se me va a hacer raro después de vivir tantos años las fiestas de este modo», adelanta.

Las dos, de la mano de la concejala de Fiestas, Itziar Urtasun y de la portavoz de Bilboko Kompartsak, Oihana Pascual -que ya fue txupinera en 2015- han lanzado además dos mensajes «claros y contundentes». Uno contra las agresiones sexistas, que «no tienen cabida en estas fiestas», y otro contra el lanzamiento de huevos y harinas durante el txupin. «Esa no es la costumbre de Bilbao y que la gente busque otras alternativas, agua o champán si quieren, para celebrar el inicio de las fiestas», subrayan.

Fotos

Vídeos