Las protestas de los colectivos antitaurinos llevan la tensión a las puertas de Vista Alegre

Las protestas de los colectivos antitaurinos llevan la tensión a las puertas de Vista Alegre

Varios centenares de miembros animalistas insultan y lanzan latas de refrescos a los aficionados y obligan a intervenir a la Ertzaintza

IKER IZQUIERDO

Varios centenares de animalistas profirieron este sábado graves insultos y recibieron con una sonora pitada a los aficionados que se acercaron a Vista Alegre para disfrutar de la octava de las Corridas Generales. La movilización organizada por el Colectivo Animalista Antitaurino de Bizkaia (CAAB) arrancó con tímidos gritos, pero las protestas fueron creciendo a medida que se acercó la hora de la lidia. La tensión fue tal que obligó finalmente a agentes de la Ertzaintza a intervenir para «separar y tranquilizar» a dos hombres que a punto estuvieron de enzarzarse.

En un ambiente hostil, los antitaurinos, que volvieron a concentrarse en las inmediaciones del coso de Martín Agüero, como ya hicieran el pasado junio, dedicaron todo tipo de improperios y hasta peinetas a los espectadores mientras iban accediendo a la plaza. Algunos manifestantes llegaron incluso a lanzar latas de refresco a los aficionados. «La violencia no está en nuestro carácter, eso es propio de los que disfrutan con la muerte del animal», vociferaron.

Al grito de «Si quieres ver sangre, córtate las venas» o «Aburto, escucha, no con nuestras huchas», los antitaurinos reclamaron la abolición de la tauromaquia y la defensa de la «cultura sin muerte». Varios concejales del Ayuntamiento de Bilbao pertenecientes a grupos de la oposición, entre los que se encontraban Amaia Arenal, de UdalBerri, Bruno Zubizarreta (EH Bildu) y Samir Lahdou (Ganemos), apoyaron las protestas.

Los aficionados expresaron su absoluto desagrado por el cariz de las protestas y reclamaron a las instituciones que «sigan el ejemplo de Francia» a la hora de «poner coto a actos tan violentos que no deberían permitirse. Lo que pasa en Bilbao no sucede en ningún otro sitio. En Francia a los manifestantes les sitúan, como mínimo, a 500 metros de las plazas». Coincidiendo con el arranque de la corrida, los antitaurinos iniciaron una marcha que atravesó Autonomía y la Gran Vía, entre algunas de las principales calles de la ciudad, antes de concluir en la plaza Moyúa, abarrotada de turistas. «No nos mires, únete», clamaron. Mientras, los versos, aurreskus y discursos culminaron con un mensaje unánime: «Hay que conseguir que se cierren las plazas de manera legal».

Temas

Toros

Fotos

Vídeos