La Cubana celebrará un funeral en plena Aste Nagusia

La Cubana celebrará un funeral en plena Aste Nagusia

'Adiós Arturo' tomará el Arriaga del 11 de agosto al 9 de septiembre

TERESA ABAJO

En sus 101 años de vida, Arturo Cirera Mompou, hijo predilecto de Bilbao, ha brillado en todos los campos de la creación: pintor, escultor, autor de 55 libros y composiciones musicales por todos conocidas, ha rodado setenta películas y ha sido uno de los grandes coleccionistas de arte de este país. Una existencia tan intensa no podía cerrarse a la manera convencional. Su sensibilidad artística estaba reñida con los funerales y por eso encargó a La Cubana que le organizara una fiesta, «un acto de agradecimiento a la vida» sin luto ni frases hechas de condolencia. Ellos han hecho lo que saben, un espectáculo que promete ser todo un acontecimiento en la ciudad donde nació.

'Adiós Arturo' estará casi un mes (del 11 de agosto al 9 de septiembre) en el Arriaga, que vuelve a confiar en la compañía catalana como protagonista absoluto de la cartelera de Aste Nagusia. En sus 38 años de trayectoria, que incluyen éxitos en Bilbao como 'Cómeme el coco, negro' o 'Campanadas de boda', su fuente de inspiración no ha cambiado. Encontraron «un pozo inagotable» en el teatro «que todos hacemos en la vida cotidiana», explica el director, Jordi Milán. «En la calle, en el trabajo, con nuestras familias y amigos, desplegamos nuestras dotes interpretativas asistiendo a paripés» como las fiestas, bodas y bautizos...

Los funerales también entran en la categoría de «rito social», aunque en este caso tenían que buscar manera de alejar al espectador de sus recuerdos personales. Dieron con «la fórmula» gracias al personaje de Arturo y su vocación de «vivir la vida intensamente, dejando en evidencia todas las convenciones sociales y las tonterías que nos dificultan poder hacerlo». Milán asegura que en este espectáculo huyen del humor negro, aunque sí incorporan «toques surrealistas» que nos ayudan a «reírnos de nosotros mismos». El personaje que más tiempo está en escena como «cabeza de duelo» es el loro Ernesto, con quien el difunto, cuya única familia es «un ejército de sobrinos», ha convivido los últimos cuarenta años.

El adiestrador y cuidador de Ernesto forma parte del equipo artístico, aunque el director asegura que no le veremos hacer cabriolas en escena. A su alrededor, diez actores se multiplicarán para dar vida a medio centenar de personajes, familiares y amigos «de todo el mundo» que recuerdan a Arturo en su despedida. Junto a las canciones compuestas por Carlos Vives, se interpretarán «piezas de distintos autores», desde ópera al repertorio popular. Y se buscará la participación del público, como es habitual en La Cubana.

La compañía sigue practicando «un teatro artesanal» en el que el actor no se limita a hacer su papel, sino que se implica «y controla la parte operativa del espectáculo». Otra de sus señas de identidad es la frescura que adquirieron trabajando en la calle, haciendo cosas que «hoy serían impensables. Nos metíamos en los escaparates, en los autobuses... hoy habría que pedir un montón de permisos», ironizó Milán. Después de casi cuatro décadas –las cumplirán en 2020 en Barcelona, con las últimas funciones de 'Adiós, Arturo'– presumen de seguir viviendo de las giras «porque de ayudas, nada de nada». Este último espectáculo lo han estrenado en Valencia y pasará por los Sanfermines y por Vitoria (del 26 al 29 de julio, poco antes de las fiestas de La Blanca) antes de llegar a Bilbao, donde se anuncian «precios muy especiales» el primer fin de semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos