Siete forzudos arrastran una piedra de 4.500 kilos en Aste Nagusia

Los forzudos, durante la prueba.
Los forzudos, durante la prueba. / L.A. Gómez

Los probalaris baten este récord histórico al mover la roca unos 68 metros en tan solo 20 minutos

MARTÍN IBARROLA

Siete forzudos han logrado arrastrar una piedra de 4.500 kilos a una distancia de más dos clavos y cuarto (unos 68 metros) sobre el asfalto del Arenal. A pesar del escepticismo de los expertos, han batido este récord histórico en 20 minutos gracias al tesón de cinco probalaris que tiraban con cadenas desde la parte delantera y dos que empujaban desde atrás. La piedra data de 1910 y no se había podido mover desde hace 50 años.

La prueba ha tenido lugar ante la atenta mirada de cientos de curiosos, que jaleaban a los siete atletas vizcaínos. Antes de este desafío, también se ha rendido homenaje a los Izeta, la familia de harrijasotzailes gipuzcoana, que cuentan con cuatro generaciones dentro de los herri kirolak, y al aizkolari Julian Larrea, de 84 años.

Homenaje a los Izeta, la familia de harrijasotzailes gipuzcoana.

«Ha sido un acontecimiento que quedará en la historia. Algo sin precedentes», clamaba el comentarista José Luis Bilbao, quien lleva 38 años organizando la programación del deporte rural vasco en la Aste Nagusia. Bilbao adelantaba hace unos días que «lleva muchísimo tiempo sin ser movida y si lo logran será espectacular». Finalmente el reto ha sido conseguido.

Fotos

Vídeos