Morat: «El amor es un tema inagotable»

La banda colombiana Morat./
La banda colombiana Morat.
Simón Vargas | Bajista y cantante

Impulsados por Paulina Rubio y 'Gran Hermano' el comercial cuarteto colombiano de pop Morat actúa esta noche en el Parque Europa

JOSU OLARTE

En un verano copado por el onmipresente hit 'Despacito' está haciendo su agosto Morat, joven grupo colombiano de folk pop comercial que irrumpió el pasado año gracias a temas como su colaboración con Paulina Rubio 'Mi Nuevo vicio' o ese 'Cómo te atreves' que fue banda sonora de 'Gran Hermano' donde llegaron a actuar en vivo. En un parón de la intensa agenda de conciertos que mantienen desde primavera, habla desde Madrid Simón Vargas, cantante y bajista del burgués y universitario cuarteto que, un año después de pasar casi de incógnito por El Botxo, cierra su festivo periplo por las capitales vascas. Abrirán hoy a medianoche el juvenil escenario del Parque Europa donde presentaran su debut multinacional 'Sobre el amor y sus efectos secundarios' (2016), reeditado este año con «unas cuántas cosas más». «Es una suerte volver», dice el portavoz de la banda de Bogotá, que completan su hermano menor Martin (batería), Juan Pablo Isaza (teclados, guitarra y voz), Juan Pablo Villamil (banjo, guitarra y Voz).

- ¿Cómo lleváis la gira veraniega?

- Por ahora increíble, casi hemos empalmado la gira de primavera con la de verano. Incluso hemos compartido piso en Madrid donde hemos podido hacer vida normal juntos, alternando trabajo y tiempo libre. La única pega es el calor que para nosotros es complicado ya que somos de Bogotá. Allí vivimos en constante invierno porque en las montañas del ecuador no hay estaciones. Estamos aprendiendo a sobrellevarlo. Lo compensamos con el calor emocionante de la gente. Por eso nos gusta actuar en el norte de España donde el clima es más fresco.

- Tras pasar por las fiestas de Vitoria y San Sebastián, completáis vuestro itinerario vasco en la Semana Grande de Bilbao, ciudad que ya conocéis ¿no?

- Sí. Disfrutamos mucho el año pasado cuando tocamos en una pequeña sala, Cotton Club creo que se llamaba. Nos encantó la ciudad, la gente y la comida espectacular. Somos muy afortunados por haber podido volver a actuar en plenas fiestas de las tres hermosas capitales vascas.

- Uno de vuestros guitarristas tiene apellido guipuzcoano, Isaza. ¿Sumamos Morat a la lista de artista colombianos con genes vascos como sus paisanos Juanes (Juan Esteban Aristizábal) o Carlos Vives, apellidado de tercero Echevarría?

- Yo creo que sí, al parecer Juan Pablo tiene antepasados vascos, pero en Colombia pasa mucho. Creo mi hermano y yo tenemos un apellido vasco por ahí...

- ¿Aprovecháis para salir de fiesta entre concierto y concierto?

- Depende. Si el siguiente concierto no está a ocho horas, aprovechamos. Nos gusta conocer los lugares en que tocamos, no limitarnos solo a actuar. Pero somos más tranquilos que nocturnos. En Bilbao seguro que encontramos tiempo para ir al Guggenheim y dar una vuelta.

- ¿Os molesta que siempre se asocie vuestra éxito a vuestra conexión Paulina Rubio o el reality Gran Hermano?

- No. Nos costó compartir con ella un sencillo como 'Mi nuevo vicio', pero de Paulina no podemos decir nada que no sea bueno. Colaborar con una de las mayores divas del pop latino no puede ser una vergüenza, al contrario. Nos permitió llegar a más gente, igual que sonar en un 'reality' como 'Gran Hermano', que no es el tipo de programa que vemos. Pero el reto era demostrar que no necesitamos el apoyo de una estrella para funcionar. Y 'Cómo te atreves' con 'Yo contigo y tu conmigo', que ha sido incluida en la banda sonora de 'Gru 3' lo están haciendo increíble también en Italia. Lo de Paulina y 'GH' sucedió, pero afortunadamente, ya no es relevante. No nos incomoda que se saque a colación porque la gente ya valora otras cosas más importantes que hemos hecho.

- ¿Apuntáis a su nicho de pop comercial?

- No buscamos ese terreno supercomercial, pero nos parece 'cool' hacer canciones que la gente quiera oír, que a nosotros nos gusten y que tengan una mezcla de pop digerible con algo que permita excavar un poco más a fondo; con letras y arreglos más pensados e interesantes. Nos movemos entre canciones de pop accesibles y temas de corte mas indie que experimentan con nuevos sonidos. Por ahí irá nuestro segundo disco.

- En lo lírico sois más uniformes. Todas vuestras canciones hablan amor o rupturas sentimentales

- El amor es un tema inagotable. Esa es su magia, ¿no? Que siendo un tema tan personal toque el corazón de la gente. Las formas de decir al alguien te quiero, no te quiero, me haces falta, quiero o no quiero que te vayas... son infinitas. Tan expansivas como la propia música.

- ¿Hay 'Gran Hermano' en Morat , un líder o compositor principal?

- Procuramos ser un grupo coral sin una voz cantante. Nos parece más divertido diversificar, que haya distintos aspectos por los que a una persona le puede gustar Morat. Todos somos cantantes y tocamos varios instrumentos: Villa, el bajo, el ukelele y la guitarra; Isaza, la guitarra y el piano; mi hermano Martín, batería y percusión; y yo, el bajo, la guitarra, la armónica o la melódica.

- Por momentos recordáis a Bacilos otro grupo colombiano que hace decada y media también lanzó en España una multinacional.

- Me encanta que digas eso, porque somos grandes seguidores suyos. Son, quizás, la única referencia que todos compartimos. Además han vuelto a juntarse.

- ¿De qué pie musical cojea cada uno?

- Isaza es 'supersabinero'; a Villa le gusta el country folk americano, el rock clásico y el blues de Clapton o Steve Ray Vaughan; a Martín le encanta el r&b y el hip hop que tira al jazz de gente como Mac Miller; y yo toda la vida he sido metalero, aunque hace unos hemos me he interesado pro el folk y por jam bans tipo Dave Mathews. Lo interesante es el terreno común que encontramos a partir de esas diferencias, la sintonía que tenemos desde que empezamos.

Arriba y a la izquierda, el concierto de Morat en la Semana Grande de San Sebastián. A la derecha, el bajista de la banda, Simón Vargas, en la actuación en las fiestas de Vitoria. / Jose Usoz / Hugo Madariaga

- ¿Cómo fueron esos comienzos?

- Nos conocemos desde muy críos en el mismo colegio. Cada uno por su lado empezó a tomar clases de piano, chelo, guitarra o canto desde muy jóvenes. Luego cambiamos los instrumentos clásicos por los de rock y empezamos a tocar versiones. Llevamos toda la vida tocando juntos. Morat nació cuando dejamos el colegio, el nombre viene de la finca en la que empezamos a ensayar

- ¿Habéis dejado la universidad?

- No, seguimos estudiando. El plan es graduarnos. En Historia y Derecho, que es lo mío; ingeniería industrial, que es lo que hace Villa; o Música y Administración, que es lo que estudio Juan Pablo. Lo que pasa es que con el plan de vida tan intenso que llevamos nos ha tocado pausar la cosa aplazando semestres, pero la idea es encontrar tiempo para los libros mientras componemos para el próximo disco.

- ¿Qué planes tienen para después del verano?

- Este año lo tenemos ya todo organizado. Seguiremos girando por España hasta el 7 de septiembre. Luego nos iremos a México 10 días y nos tomaremos un pequeño descanso en Colombia porque llevamos casi seis meses sin parar. Despues volveremos a México para hacer dos auditorios nacionales y en noviembre y diciembre giraremos por Costa Rica, Panamá, Colombia, Perú, Argentina y Chile. En enero nos meteremos a componer y maquetar el segundo disco, que esperamos que salga para mediados del año que viene. Ya hemos empezado a experimentar con un sonido un poco más rockero y pesado y con unas baladas que no hemos usado tanto. Tendrá alguna sorpresa sonora. Intentaremos buscar un equilibrio entre cosas nuevas y otras que la gente reconozca

Fotos

Vídeos