Bilbao destinará más agentes de paisano para prevenir agresiones sexistas en fiestas

Dos policías de paisano detienen a un joven en Aste Nagusia. / Luis Calabor

El dispositivo municipal estará preparado para atender las necesidades del millón y medio de personas que visitarán la capital vizcaína en Aste Nagusia

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Bilbao quiere tener todo atado y bien atado para que su Semana Grande, que arranca el 19 de agosto, sea todo un éxito. Con ese objetivo, el Ayuntamiento ha elaborado un dispositivo integral de todas sus áreas, con especial incidencia en la prevención de agresiones sexistas, para atender al millón y medio de personas que Adolfo Alustiza, director de la Policía Municipal, calcula que asistirán a las más de 400 actividades previstas en los nueve días de celebración de la Aste Nagusia.

Y es que en el operativo presentado este miércoles la seguridad será prioritaria, por lo que se reforzará la coordinación entre la guardia urbana y la Ertzaintza, además de aumentar los agentes de paisano, conocidos popularmente como los 'iker', dentro del recinto festivo. La labor de estos efectivos, que se desplegarán por toda la ciudad, se centrará en la prevención de agresiones sexistas, pero también en la proliferación de robos e incluso se ha tenido en cuenta posibles atentados yihadistas aunque, según ha remarcado el propio responsable policial, «no queremos adelantar qué medidas de seguridad y dónde las vamos a aplicar porque, de estos, cuanto menos se sepa mejor».

Lo cierto es que para diseñar este operativo de seguridad las direcciones de la guardia urbana y de la Ertzaintza «hemos compartido absolutamente todo», desde los procesos de análisis de riesgos a los sistemas de mando, comunicaciones, información y vigilancia conjuntos. También se ha hecho una planificación coordinada de todos los efectivos que se desplegarán por toda la ciudad, cuyo número han eludido desvelar, pero que garantizaron que tendrán una especial presencia en los entornos festivos y garantizarán la fluidez del tráfico durante la Semana Grande.

Precisamente los cambios de circulación que acarreará la Aste Nagusia ha sido otro de los temas centrales de la presentación del dispositivo integral. La concejala adjunta de Movilidad y Sostenibilidad, Inés Ibáñez de Maeztu, ha avanzado que el recinto festivo de El Arenal permanecerá totalmente cortado al tráfico entre el 17 de agosto a las 15.00 horas hasta el 29 en las calles Sendeja, Viuda de Epalza, Arenal y Ribera -sólo podrán circular vehículos autorizados-.

Los concejales que presentaron el dispositivo municipal posan con el cartel de la Aste Nagusia. / J.ALEMANY

Entrada de camiones

En cualquier caso, ya desde mañana empezará la entrada de camiones para la descarga de material por lo que ya se producirán afecciones en el entorno, más a partir del domingo en las calles Sendeja y Viuda de Epalza, donde se suprimirá un sentido de la circulación. Como consecuencia de estas medidas, las paradas de autobuses se trasladarán al perímetro del centro festivo.

El director de Protección Civil y Emergencias, Andoni Oleagordia, ha incidido, por su parte, en las previsiones para garantizar que «todo el mundo, el que viene a Bilbao y el que vive aquí» disfrute al máximo de las fiestas con total seguridad. Con este objetivo, se habilitará un puesto médico avanzado en la trasera de la estación de Abando, compuesto por tres ambulancias 22 profesionales, que funcionará las 24 horas del día. También habrá un puesto de socorro en el recinto de las barracas en el Parque Etxebarria: «Daremos cobertura sanitaria específica en las zonas de gran aglomeración de gente como el recinto festivo, los conciertos y los fuegos artificiales».

Precisamente, el responsable municipal ha incidido en los espectáculos pirotécnicos, que arrancarán todas las noches a las 22.45 horas. Se ha establecido un perímetro de seguridad de 140 metros de radio de la zona de lanzamiento, y ha remarcado que, por segundo año consecutivo, no se podrán lanzar los fuegos cuando el viento supere los 36 kilómetros por hora, por lo que se ha establecido un sistema de información especial para «evitar la incertidumbre y alertar adecuadamente a la población de cualquier hipotética suspensión». Se producirá siempre como muy tarde a las 22.35 horas y se dará a conocer mediante en los servicios de transporte, en la megafonía de las txosnas, con grandes focos de luz que si encienden significarán que no habrá fuegos, igual que si no se lanza el tradicional cohete anunciador de las 22.35 horas o si no se enciende el cartel publicitario que hay habitualmente en la zona de lanzamiento (Euskaltel).

Operarios limpian la zona de las txosnas en fiestas. / PEDRO URRESTI

Limpieza

El dispositivo municipal se extiende a la limpieza, en la que 400 operarios trabajarán para que todo esté limpio a primera hora de la mañana. Además se habilitarán 450 contenedores en el recinto festivo para favorecer el reciclaje, y se colocarán 29 módulos con 126 inodoros individuales y 25 pixatokis.

Desde el área de Salud, la concejala Yolanda Díez ha subrayado que se velará mediante inspecciones por el correcto estado higiénico-sanitario de bebida y alimentos. También se actuará contra la instalación de puestos ambulantes «no autorizados de cuya comida no se sabe su procedencia ni cómo ha sido manipulada». De su control se encargará la Policía Municipal, que también controlará la venta ambulante ilegal.

Además, la comisaría de los bajos del Ayuntamiento habilitará un nuevo servicio de 'objetos perdidos y hallazgos' en fiestas que gestionarán cuatro personas y que busca agilizar su devolución, ya que en la pasada Aste Nagusia se recogieron 1.500 objetos que se tardó más de un mes entregar, «y este año queremos hacerlo todo en unos días».

Fotos

Vídeos