El Correo

Cada asistente a Aste Nagusia gastó 239 euros

Desmontaje de las txosnas después de terminar la Semana Grande.
Desmontaje de las txosnas después de terminar la Semana Grande. / FERNANDO GÓMEZ
  • Las fiestas de Bilbao contribuyeron a mantener 1.447 empleos, según un informe del Ayuntamiento de Bilbao hecho público hoy

La fiesta sale un pico, concretamente 239 por cabeza. Es el gasto medio de cada asistente a la última Aste Nagusia. Los datos los ha hecho públicos hoy el Ayuntamiento de Bilbao, que también ha aportado el dato global: la Semana Grande generó el pasado año un gasto de 77,2 millones de euros. El principal agente de gasto son las personas que acuden a los eventos, con 73,58 millones (el 95,3% del total). Le sigue el Consistorio bilbaíno con 2,16 millones (el 2,8%), la Junta Administrativa de la Plaza de Toros con 1 millón de euros (el 1,3%), Bilboko Konpartsak con 254.000 euros (el 0,3%) y los hoteles con 200.000 euros (el 0,3%). Y otro dato más: los festejos han supuesto un retorno fiscal de 9,19 millones de euros.

Un impacto económico que «contribuyó» al mantenimiento de 1.447 empleos y por sectores tuvo mayor repercusión en la hostelería y los alojamientos (61 %), en el sector cultural y de espectáculos (16 %) y en el comercio, ha explicado el concejal de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo del Ayuntamiento bilbaíno, Xabier Otxandiano.

El informe encargado por los responsables municipales detalla que más de 307.400 personas han asistido a la última edición de la Aste Nagusia bilbaína, con una media diaria de 143.000 asistentes. La mayoría eran vizcaínos (83 %), mientras que un 2% provenían de Gipuzkoa y Álava, el 12% del resto de España y el 2% restante eran extranjeros.

Los visitantes han puesto nota a la Aste Nagusia y el resultado es de notable alto; 8,3 puntos sobre diez, con buenas valoraciones en casi todos los aspectos: fuegos artificiales (8,12 puntos), transporte (8,5), servicios médicos (8,4), limpieza (8), barracas (7,36), txosnas (7,23) y conciertos (6,67).

Respecto al perfil del visitante, fueron hombres en un 51% y mujeres en el 49%. Gente de «todas las edades», con un 45% de asistentes menores de 30 años y un 30% de mayores de 55 años. La media de asistencia es de 4,1 días y se utiliza como medio de transporte el metro (36%), el vehículo particular (28%) y el autobús (15%), además de la gente que viene a pie.

Los que vinieron por primera vez se quedaron ganas de repetir, eso dijeron al menos el 97,1% de los encuestados que se estrenaron este verano. Vinieron a conocer a Marijaia, pero también a hacer compras (el 24% de los visitantes de fuera de Bilbao) y un 23%, pernoctó en la capital vizcaína, con una estancia media de 5,6 noches. Entre las actividades con mayor afluencia, destacan los fuegos artificiales, citados por un 67,2% de encuestados. Le siguen el teatro y las txosnas, ambos por encima del 47%, y los conciertos, con un 39%. Las actividades a pie de calle suman un 38,1% y el recinto de barracas y circo un 25,6%.

«Beneficio social»

Desde el Ayuntamiento de Bilbao han valorado el modelo de «colaboración» con el que se organizan las fiestas bilbaínas y ha remarcado que, además de su impacto económico, la Aste Nagusia tiene «un beneficio social que no se puede medir en euros pero que se traduce en términos de cohesión social, participación, nivel cultural».

Tanto EH Bildu como Udalberri y Goazen Bilbao han cuestionado la actividad de la plaza de toros, cuyo gasto, «va al bolsillo de los promotores». Los tres grupos han destacado que la plaza no aparece, en este informe, ni entre las actividades con afluencia importante ni tampoco entre las más valoradas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate