¿Cómo ver el eclipse?

Este fenómeno es tan interesante y atractivo como peligroso si no se toman las precauciones adecuadas, porque puede poner en riesgo la vista del observador. Nunca, en ningún caso, se debe mirar directamente al sol, aunque se tenga la sensación de que disminuye la intensidad de la luz. Esto puede provocar lesiones en la retina y pérdida de visión. Teniendo en cuenta está regla básica, las siguientes serían algunas recomendaciones para disfrutar del eclipse.

Recomendaciones y advertencias

1. Cara a cara con el eclipse

Si se opta por mirar directamente el fenómeno se deben utilizar filtros o anteojos especiales, garantizados por el fabricante. Los filtros caseros (como utilizar un negativo o ahumar un cristal) o gafas de sol comunes no deben utilizarse.

Las gafas que distribuyen las ópticas especiales para el eclipse cumplen con un nivel de protección E12, que significa que de cada 100.000 fotones que llegan a la superficie únicamente pasa 1. El ministerio de Sanidad advierte de que, aun cuando se utilicen los filtros adecuados, nunca debe prolongarse la observación más allá de tres minutos, tras los que es necesario hacer una pausa antes de volver a utilizar la lente.

2. Observación indirecta

Se puede proyectar el eclipse en una superficie y observar el fenómeno. Por ejemplo, haciendo un agujero pequeño en una cartulina se hace pasar la luz solar a través del agujero y se proyecta sobre una de papel o una superficie lisa la sombra.

Si se dispone de un telescopio es una de las mejores técnicas para observar un eclipse, pero también indirectamente. Al pasar la luz del sol a través del telescopio se proyecta sobre una superficie lisa, pudiéndose observar algunos detalles de la superficie solar.


 
VOCENTO
Diseño:
Fernando Hernández | Fuentes: Planetarios de Pamplona y Madrid, Wikipedia, NASA, Cosmocaixa