elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 14 / 23 || Mañana 15 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Las crestas de los Riscos de Bilibio se desmoronan

cifras récord de precipitaciones

Las crestas de los Riscos de Bilibio se desmoronan

El desprendimiento deja en un equilibrio casi imposible la zona sobre la que se sitúa el 'buzón', el punto más elevado del lugar

04.04.13 - 00:36 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Suma y sigue. El inmenso caudal caído sobre la comarca jarrera a lo largo de los últimos meses, fundamentalmente el de marzo que ha establecido cifras récord en el recuento de las precipitaciones, sigue afectando de forma preocupante a la estabilidad del ecosistema sobre el que se asientan algunos de los hitos más singulares de la capital riojalteña.

Hace menos de una semana eran los cimientos de La Atalaya los que mostraban síntomas de debilidad y se venían abajo, provocando corrimientos de tierras y desprendimientos de la roca arenisca que soportó durante siglos el Castillo de la Mota y en las últimas décadas un complejo urbanístico. Ahora son las crestas de los Riscos de Bilibio, acribilladas por las riadas y correntías, y las filtraciones de agua que han agrandado las grietas que ya se advertían en su fisonomía, las que se han desmoronado de forma espectacular sin que, afortunadamente, se hayan producido daños personales a pesar de afectar a las campas donde se celebran cada año algunas de las romerías más populares de la zona: desde la Batalla del Vino hasta las del Primer Domingo de Septiembre y el Paso de la Hoja.

En ello influyó, apuntan las fuentes consultadas por este medio, el hecho de que el desprendimiento de una roca de varias toneladas de peso, de forma esférica y casi dos metros de diámetro, se produjese de noche. De otra manera, el margen de riesgo habría sido mucho mayor ya que los Riscos de Bilibio son uno de los espacios naturales más visitados de la zona.

De la espectacularidad que pudo haber alcanzado el siniestro hablan, gráficamente, los sorprendentes efectos de su caída. Se desprendió desde una altura que se cifra en más de un centenar de metros. Al principio lo hizo en caída libre, hasta tomar contacto con la ladera veinte metros más abajo, generando cascote de enorme tamaño que acabaron ampliando el área de afección.

La roca principal siguió su recorrido, rodando, generando con su imponente contacto dos grandes 'cráteres' (uno en la propia ladera, el más llamativo en la campa donde se encuentra la mesa de la Peña Los Veteranos), destrozando varios ejemplares de la arboleda y convirtiendo en chatarra uno de los bancos de hierro que existen en la zona para dar descanso a los visitantes.

Sólo entonces pareció perder toda su fuerza y acabó estampada en la siguiente explanada, donde reposa actualmente como si hubiese estado allí toda la vida.

Pero hubo más daños. Uno de los fragmentos que se desprendieron chocaron frontalmente con la estructura de uno de los asadores, construido con lajas de piedra. Lo reventó para partirse, al mismo tiempo, en dos.

No es lo peor de todo. La inspección ocular de la zona desde donde se desprendió, posiblemente a causa del efecto que fue produciendo el salitre acumulado en sus grietas, según se podía comprobar al mero contacto con la roca, demuestra que ésta formaba parte del risco más elevado de las crestas. Y ésta, a simple vista, parece haber quedado en el aire, en un equilibrio casi imposible.

Es, curiosamente, el lugar donde se encuentra el buzón utilizado por los montañeros para poder acreditar su ascensión a la cima, depositando en él una ficha con sus datos personales. Y la incógnita que se plantea ahora, visto lo sucedido en la pasada madrugada, es hasta qué punto se puede garantizar, no sólo la estabilidad del risco que se desgajó, provocando el suceso, sino la seguridad de las personas que visiten los Riscos y paseen por las campas que se protegen, con ellos, del frío del norte.

Se trata de una cuestión que deberá ser abordada en los próximos días al tratarse de un lugar esencial en la dinámica del municipio jarrero. Allí, donde se encuentra ahora espectacular la roca en cuestión, se reúnen cada 29 de junio cientos de personas para participar en la Batalla del Vino, fiesta declarada de interés turístico nacional que aspira a ser declarada algún día fiesta de interés turístico internacional.

Parecidos estudios parecen haberse iniciado ya en el Cerro de La Atalaya, donde ya en construcción se advirtieron problemas de cimentación del complejo urbanístico levantado sobre la base del viejo castillo de la villa riojalteña. Los desprendimientos más graves, detalló este medio, se han producido en las inmediaciones de algunos de los edificios que la integran.

En Tuenti
Las crestas de los Riscos de Bilibio se desmoronan
En la imagen principal, perspectiva del lugar del risco desde donde se desprendió la roca, parada finalmente en las campas. /R. Solano
Las crestas de los Riscos de Bilibio se desmoronan
En su recorrido arrasó árboles, asadores y bancos, abriendo cráteres sobre las campas de la zona. :: R. SOLANO
Las crestas de los Riscos de Bilibio se desmoronan
Las crestas de los Riscos de Bilibio se desmoronan
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.