elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
tormenta
Hoy 13 / 23 || Mañana 13 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El Casino se queda sin juego de las chapas

¡Se veía venir!

El Casino se queda sin juego de las chapas

29.03.13 - 00:14 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La apuesta de miles de euros, el azar de las caras y las cruces, serán este año solo un eco -el de tiempos mucho mejores- entre las paredes del centenario Casino de Miranda. El juego de las chapas, una de las tradiciones de Semana Santa que colocaba como referencia al longevo centro social mirandés, no se celebrará estos días en sus salones. El descenso en el número de participantes -progresivo desde el inicio de la crisis-; y un margen de ganancia cada vez más pequeño han llevado a los responsables del centro a desistir. Se veía venir. Pero un escueto mensaje a los socios, lo confirmó definitivamente el miércoles: «Por acuerdo de la junta directiva, este año 2013 no se celebrará el juego de chapas en nuestra sociedad».

En septiembre, la hoy ex presidenta, Angélica Herrero, insinuaba en una entrevista a este periódico que la tradición se estaba manteniendo a duras penas, a trompicones. Era más una cuestión de empeño que otra cosa: «Solo se hacían aquí, pero ha ido en detrimento, esa es la verdad». Ayer reconoció que ya el pasado año llegó a ponerse sobre la mesa la posibilidad de que la cita no se celebrase aún cuando era la única actividad distintiva del Casino de Miranda frente a otros centros sociales similares del país.

«Los beneficios que quedaron fueron mucho menores que en años anteriores». Del orden de 600 euros euros. Una cifra ridícula si se compara con los alrededor de «6.000 que se obtuvieron hace cuatro o cinco años. Luego fueron 800.000 pesetas, después medio millón y ya en 2012, las cien mil, esos 600 euros», recuerda el secretario de la actual junta directiva -el órgano lo preside Claudio Sedano-, a la que está vinculado desde hace más de una década. Carlos Ruesgas calcula mucho mejor con la extinta moneda. Sobre la mesa «había millones de pesetas», insiste.

Hasta la madrugada

El juego de las chapas es una tradición que se extiende por todo Castilla y León, especialmente durante estos días de fervor y pasión, pero también en fiestas patronales. Quizás la variante más conocida fuera de la provincia es La Tabera de Briviesca (culo y cara del hueso). Una noche en la que se mueven millones de euros.

En Miranda, como en otros lugares de la región, se realiza durante al menos dos noches en muchos bares. El Casino era, sin embargo, el lugar de reunión de los grandes apostantes. Empresarios locales y de otras poblaciones próximas a Miranda se venían reuniendo tres noches (las madrugadas de jueves, viernes y sábado) durante tres horas por jornada -hasta casi las cinco de la madrugada-, rememora Ruesgas.

¿El número de partidas? Imposible de computar. Ahí que tener en cuenta que cada tirada apenas dura dos minutos. «Muchas, muchas, se puede imaginar». Pero lo más llamativo era el dinero en juego. En tiempos de bonanza se recuerdan apuestas de más de 9.000 euros de una sola tacada en la veterana sociedad mirandesa.

Las bases del juego son sobradamente conocidas: apuestas a cara o cruz, dos caras o dos cruces con dos monedas, perras gordas o chapas que, por lo general, tienen trazado en su reverso el aspa (la cruz o lis) para diferenciarla claramente de su anverso.

Los apostantes forman un corro cerrado. Las chapas se lanzan al aire dentro de este espacio. Si el lanzador consigue ganar, realizará una nueva tirada consiguiendo doblar el dinero que se haya apostado. Si pierde tendrá que ceder el turno al siguiente participante.

El juego está supervisado con la mirada fiscalizadora de un baratero o 'subastero'. Son los términos con los que se define -con mayor o menor acierto- a este vigilante que percibe entorno al 10% de las ganancias que se den dentro de corro por mantener el orden y no perder de vista el dinero que está en juego en cada momento. Porque hablamos de dinero en metálico, «sí, sí, siempre billetes, billetes».

Este personaje, el gendarme del corro, es que suele solicitar el emplazamiento. Y también el que pagaba una determinada cantidad por la utilización del salón al propio Casino, al margen de las ganancias que pueda haber en esas noches por las consumiciones en el bar. El problema es que los grandes jugadores, «los que realmente dejaban mucho dinero, han dejado de venir». Y como se trata de una cadena, lo uno ha llevado a lo otro. Los márgenes de beneficio del propio centro han caído de manera notable. Al fin y al cabo se trataba de citas privadas. Solo los participantes. Curiosos, los justos.

«No hay dinero»

«Pero con esos 600 euros, solo con pagar a los guardias jurado ya se pierde dinero. Este año el baratero casi nos pedía que le pagásemos nosotros. No hay dinero», incide el secretario de la junta directiva del Casino. A ese servicio de vigilancia privada hay que sumar las horas extraordinarias de algunos de los trabajadores, la limpieza, etcétera. «Lo dicho, el problema es que no hay dinero. Es cierto que se trata de una tradición, algo de toda la vida, pero son demasiados trastornos», lamenta.

En las épocas de grandes apuestas, el baratero podía llegar a conseguir solo con su 10% de comisión en torno a los 600 euros en una sola jugada. Él ingresaba más y estaba dispuesto a pagar más por esas largas noches de juego. Con la crisis, se han retirado esos grandes apostantes. El dinero en los corros es mucho menor.

Una bajón en el nivel económico que aún se confía en poder recuperar. Aunque ya será a partir de 2014. «Este año hemos decidido dejarlo, pero quién sabe si el próximo se podrá retomar. Ya veremos a ver que pasa. Pero es que la crisis es la crisis. Ya digo -subraya Carlos Ruesgas- el baratero este año nos pedía incluso dinero porque él mismo no saca lo que sacaba antes».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Casino se queda sin juego de las chapas
Las chapas y el corro de juego; una tradición de Semana Santa. :: F. J.
El Casino se queda sin juego de las chapas
Anuncio de la junta directiva colocado en distintas dependencias del Casino de Miranda. /A. Gómez
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.