elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 11 / 23 || Mañana 9 / 24 |
más información sobre el tiempo

Más fútbol

Estás en: > > >
La clase de Ozil sostiene al Madrid

MÁS FÚTBOL

La clase de Ozil sostiene al Madrid

Mourinho arriesgó y acertó con los cambios para sumar un triunfo ante el Valladolid que mantiene viva la Liga

09.12.12 - 02:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La clase de Ozil, en jugada y a balón parado, se sobrepuso al desastre defensivo del Real Madrid en los córners, hizo inútiles los dos goles de Manucho y elevó al equipo blanco en Valladolid, donde Jose Mourinho, pese a sorprender con sus arriesgados cambios, acertó de pleno. Ozil, autor de un gol clave en una fantástica asociación con Benzema para impedir que el Madrid se fuese al descanso en desventaja, fue también el encargado de sentenciar al Valladolid con un soberbio libre directo al final de una segunda mitad en la que el campeón dio un obligado paso al frente, con mentalidad ofensiva y sacrificio defensivo, fue superior a un rival que fue de más a menos, y firmó una meritoria remontada.
El Madrid, aunque sigue sin jugar bien, se transformó tras el descanso, relanzado por el segundo gol en la genial acción protagonizada por Ozil y Benzema, y mejoró su fútbol en un segundo tiempo en el que, salvo durante algunos minutos de descontrol, fue el dueño de la situación y volvió a salvarse por su calidad y pegada. Aun así, este equipo es incapaz de dominar y mostrar la autoridad que se le exige ante rivales inferiores, y necesita demasiado esfuerzo. Le salvan las individualidades y el enorme talento del que dispone. En Valladolid fue Ozil, que por si había alguna duda ya sabe que no debe dejar las faltas a Cristiano.
Casi al final de una muy mala primera parte del Madrid, Ozil y Benzema suavizaron la ruina y volvieron a meterle en el partido. Con una grandísima jugada, la mejor y la única de un equipo que, agobiado por el resultado y acuciado por las prisas, se había hartado a lanzar pelotazos sin sentido. Hasta que el alemán y el francés decidieron que era el momento de jugar por raso y asociarse para coronar con un fantástico tacón de Benzema al alemán que propició la segunda igualada.
Mourinho apostó de salida por Nacho en banda. El canterano no tuvo la culpa en los goles pucelanos, pero dado que el Madrid estaba obligado a remontar el portugués estuvo valiente, sacó a Di María y sorprendió con Callejón en defensa. Después, hizo un segundo experimento cuando recurrió a Modric, para formar una defensa con Sergio Ramos por la derecha, Xabi Alonso y Pepe en el centro y Callejón en la izquierda. Sin embargo, el Madrid que tanto había prometido en el arranque de la segunda parte no pudo mandar como quiso y permitió durante algunos minutos el desconcierto en el intercambio de golpes con un Valladolid que le dio algún susto importante.
La sentencia la firmó Ozil con un libre directo magnífico. Aún quedaban 20 minutos, pero con el Valladolid ya muy tocado, Mourinho decidió que era el momento de asegurar y volver a una defensa más lógica, con centrales puros y Di María en la zurda. Las pruebas le salieron bien, aunque también podría haberse llevado un disgusto si el Valladolid hubiese tenido más mordiente ofensiva.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La clase de Ozil sostiene al Madrid
Ozil, abrazado por Arbeloa junto a Xabi Alonso, fue anoche el talismásn del Madrid. :: AFP

buscador

Buscador de deportes
buscar
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.