elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 14 / 21 || Mañana 10 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«No quitaremos el hambre de Vitoria pero ayudamos a que haya menos»

ALAVÉS DE OCTUBRE

«No quitaremos el hambre de Vitoria pero ayudamos a que haya menos»

Heraclio Palomino, Alavés de Octubre de EL CORREO, cree «impagable» la labor de los voluntarios del Banco de Alimentos y anuncia una nueva era de solidaridad

11.11.12 - 02:10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Pese a estar rodeado de alimentos, Heraclio Palomino sabe lo que es el hambre. Ha visto a demasiadas personas suplicar al Banco de Alimentos de Álava un salvavidas, algo con lo que llenar el estómago de sus familias. Ha dirigido la despensa de la provincia durante 11 años, pero asegura que «el mérito es de los voluntarios». El galardón de Alavés de Octubre de EL CORREO le sirve de estímulo para seguir alimentando a 9.000 personas.
-¿Con quién le gustaría compartir este reconocimiento?
-Lo comparto total y absolutamente con los compañeros que forman el Banco de Alimentos de Álava, sin los cuales yo sería una persona totalmente anodina, que no serviría para nada. Yo lo he dirigido, pero porque ellos me han ayudado. Y los voluntarios, con su trabajo sin remunerar, juegan aquí un papel absoluto. Son unas personas con una enorme capacidad de aguante. Sin ellos, esta labor sería imposible de comprender.
-¿Se está tirando ahora mismo comida a la basura?
-No te puedo dar cifras de Vitoria, pero los expertos advierten de que, en España, cada persona tira 197 kilos de alimentos al año. Y que el 28% de las familias españolas no llegan ni a 10 euros al día. Por eso, hay que saber diferenciar entre caducidad y consumo preferente. Este último indica que ese alimento se puede comer, pero que tras esa fecha pierde poco a poco calidad de alimentación. Es más pobre de alimento. La caducidad, por el contrario, indica que hay que desechar esta comida, porque no le queda más tiempo.
-Pero en Grecia han optado por vender comida caducada y en España el Gobierno ya ha planteado intentar aprovechar este tipo de alimento.
-Eso es la consecuencia de una crisis tremenda. Creo que en Euskadi no hemos llegado a ese punto, aunque algunas personas ya están en ese límite.
-¿Cómo se puede evitar que se pierda anualmente tanta comida?
-La gente tiene que mentalizarse de que lo que se ha hecho para consumir no se puede ni se debe tirar. Es un pecado contra la justicia social. Porque los que afrontan esta crisis no la han buscado, no tienen la culpa. Los pobres no son vagos, sino personas a las que este momento difícil les ha pillado en medio, sin reservas económicas. Aquí vemos casos impresionantes.
-Por eso, el papel del Banco de Alimentos es más necesario que nunca.
-Sí, porque aunque no vamos a quitar el hambre de Vitoria, vamos a ayudar a que haya menos. Es imposible que un banco de este tipo cubra todas las necesidades de Álava, pero si logramos solidarizar a la sociedad podremos recibir más donaciones y disminuir esta angustia. Piensa que de la ciudad ya se han marchado 2.400 inmigrantes, porque no han encontrado aquí los medios para subsistir, porque no tenían comida.
1,3 millones de kilos
-¿Se han reducido las aportaciones?
-En este sentido, estamos siempre en positivo, recibimos más alimentos que nunca, y a nuestra puerta vienen donantes anónimos. Pero también hay empresas que nunca antes habían hecho campañas en sus oficinas y ahora las están haciendo. Yo soy optimista y veo que está naciendo una nueva solidaridad.
-Aun así, se reparte cada vez más comida.
-Sí. A 20 metros tenemos otro pabellón en el que guardamos alimentos que nos da la Unión Europea, unos 93.000 kilos que entregan cuatro veces al año. Es una cifra muy importante, pero que tememos que no puedan entregar en 2015. En total, este año pasaremos de los 1.300.000 kilos de alimentos repartidos.
-¿Qué es lo que más necesita esta institución?
-Solidaridad, que la gente sepa que hay muchas personas que no tienen qué comer o andan racionando de una forma impresionante los alimentos que les damos. Porque siempre he defendido que en Vitoria no había hambre. Sólo necesidad. Pero hoy no me atrevo a decir lo mismo.
En Tuenti
Heraclio Palomino posa orgulloso con el galardón entregado por EL CORREO. :: RAFA GUTIÉRREZ
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.