elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 15 / 25 || Mañana 14 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Pasaje de toda clase y condición

Miranda

Pasaje de toda clase y condición

Obreros, aristócratas, vendedores, y hasta militares, compartieron vagón

15.04.12 - 02:19 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ajetreo, mucho ajetreo era el que se respiraba en el andén, porque teniendo en cuenta que la máquina del tiempo permitió que la ciudad retrocediera hasta el año 1862, los que poco a poco se acercaban hasta la estación iban a probar por vez primera la sensación que produce viajar en la espectacular novedad que circula sobre raíles de hierro.
El evento atraía a todos y, al margen de los ciudadanos que se limitaron a adquirir su billete para viajar en los coches de tercera, tirados por una máquina de vapor, fueron también muchos los que optaron por echar la vista atrás con todas las consecuencias; consiguieron hacerse con trajes que eran el último grito a mediados del siglo XIX y dieron un colorido especial al viaje.
Iñaki echó mano del armario para poder «vestirme como más o menos lo hacían los ferroviarios de esa época». Chaleco, pañuelo, gorra y, por supuesto, blusón «que es la blusa de San Juan de Los Cigotes». Le pareció que «estaría bien participar de modo activo porque hoy es un día muy especial».
Probablemente si en el tren hubieran dispuesto de coches de clases distintas Alfredo habría sido uno de los distinguidos. «Voy de capitán, el uniforme completo, con casaca, bicornio, fajín y sable incluidos». En su caso, no se trataba de una indumentaria que pudiera haber encontrado por casa, «lo he conseguido en un sitio de Madrid que se dedica a la escenografía». Era, sin duda, la máxima autoridad militar entre el pasaje y tenía claro que «no voy a tener que hacer uso de ella».
Si para todos el viaje se presentaba como una aventura, quien tenía más nervios que nadie era Nuño. Iba acompañado por sus abuelos pero él era el encargado de portar la maleta en la que llevaba «chuches». Como ayer había que recrear el ambiente de 1862, la edad del chaval hacía obligatorio que, pese al frío, llevara pantalón corto; así eran las cosas hace 150 años.
Las golosinas de aquel tiempo no venían embolsadas, así que en los trenes quienes tenían más 'posibles' podían entretenerse llamando a quienes las vendían durante el trayecto. De hacerlo ayer se encargó Julio . «Un grupo de amigos comentó que teníamos que hacer algo para celebrar esto y pensé que era buena idea traer la cesta con las garrapiñadas y peladillas». No tuvo tampoco él muchos problemas para vestir al personaje; «lo que había por casa, eso he empleado». En su condición de artesano él mismo hizo las tablillas con las que rifó algunos de los productos.
En el juego entraron todos, incluso damas como María que se había hecho con un «vestido de la época, en terciopelo, con visos dorados». Y no le faltaba ninguno de los complementos; sombrero, guantes hasta el codo, sombrilla y una capa. Quería «experimentar esta sensación y sentirme como la gente de aquella época». Y bien que lo notó porque aunque dijo que su indumentaria no era incómoda percibió diferencias con la de su día a día. «Pesa, eso sí, es muy largo y cuesta llevarlo, pero estoy a gusto». Ellos disfrutaron y con su iniciativa estos personajes posibilitaron que el resto de los viajeros revivieran, de verdad, el pasado.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasaje de toda clase y condición
Iñaki Lorenzo Urrechu. Ferroviario.
Pasaje de toda clase y condición
Alfredo Díaz Peral. Capitán.
Pasaje de toda clase y condición
Nuño Fernández, de 5 años, y su maleta.
Pasaje de toda clase y condición
Julio Carazo. Vendedor de almendras y peladillas.
Pasaje de toda clase y condición
María Choza. Una dama que viajó en 'tercera'.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.