elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 6 / 23 || Mañana 8 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«El nombre de esta enfermedad, fibromialgia, está mal puesto»

Arturo Goicoechea, Neurocirujano

«El nombre de esta enfermedad, fibromialgia, está mal puesto»

Afirma que «la medicina no acaba de considerar con la debida dignidad el sufrimiento de quienes la padecen»

05.12.11 - 02:33 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Aprovechando la celebración del Día Internacional de la Discapacidad, la asociación de afectados por la fibromialgia (Ampaf) entregó su Premio Naranja, que este año ha recaído en el ex jefe del Departamento de Neurología del Hospital Santiago de Vitoria, Arturo Goicoechea. En su larga carrera profesional ha estudiado la percepción de los síntomas de distintas enfermedades, entre ellas la fibromialgia.
-¿Una enfermedad desconocida?
-No tanto, lo que ocurre es que tiene problemas en su definición.
-¿....?
-El primero es que el nombre está mal puesto porque indica que el problema puede radicar en los músculos y tejidos blandos, pero no es así. Al investigar el tejido musculoesquelético se ha comprobado que no sucede nada allí.
-Entonces ¿donde?
-Se ha visto que el problema del dolor está en el cerebro. Así que la fibromialgia, aunque se vive como un problema del movimiento, está claro que el origen está en el cerebro que gestiona mal la percepción somática.
-Es una enfermedad por lo tanto neurológica, a veces difícil de diagnosticar, y los enfermos se quejan del trato que reciben desde el estamento sanitario.
-Y tienen razón. La medicina no acaba de considerar con la debida dignidad el sufrimiento de los pacientes. Tener lo que se define como fibromialgia es un peregrinaje doloroso, por el padecimiento y por la constatación de que muchos profesionales no respetan ese sufrimiento y dudan de la realidad.
-¿Por qué?
-Algunos creen que es una consecuencia de una forma de ser, es incluso un intento de manipular los síntomas para obtener no sé que beneficios.
-O sea, que hay que desterrar la idea de que son enfermos imaginarios.
-Por supuesto. Hay suficientes evidencias para definir lo que es un organismo que genera ese sufrimiento. Si se registra el de alguien con fibromialgia se encuentran parámetros que están alterados.
-Entonces ¿donde radica el origen de esta enfermedad?
-Tener fibromialgia es vivir en un cuerpo que está gestionado por un cerebro que no actúa de una forma ajustada a lo que son las condiciones de ese organismo que está sano, pero que el cerebro no lo interpreta así.
-Parece que esto puede complicar las cosas.
-Podría, pero esto no quiere decir que sea un problema psicológico ni que el paciente se inventa la enfermedad. Yo no hago nunca referencia a lo psíquico, es un problema biológico. En este caso lo que funciona es un sistema celular -la neuronas son células- que no está haciendo bien su trabajo. Está de sobra demostrado que el cerebro evalúa peligrosidad y activa programas defensivos, uno de ellos el que se llama respuesta a enfermedad.
-¿Se podría desactivar?
-Es difícil pero no imposible, y hay que hacer pedagogía cerebral para que se ajuste a lo que pasa. Además, considero que la medicina debe reaccionar y aprovechar lo que ya vamos sabiendo sobre neuronas y, sobre todo, reconocer la realidad del problema y dejar de mirar hacia otro lado.
-En esa labor está Ampaf ...
-Este grupo tiene una disposición estupenda, gran dinamismo y ganas de salir del atasco.
En Tuenti
«El nombre de esta enfermedad, fibromialgia, está mal puesto»
Corpus Peironcely le entregó el Premio Naranja por su trabajo. :: A. G.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.