elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 15 / 28 || Mañana 13 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Cuando Napoleón sí conquistó Vitoria

ÁLAVA

Cuando Napoleón sí conquistó Vitoria

El general Bonaparte se reconcilia con la ciudad de la mano de un multitudinario mercado que se despide hoy del parque de Arriaga

27.03.11 - 03:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La receta es sencilla. Como ingrediente básico, una oferta cultural y comercial atractiva -gratuita a poder ser- a la que se le pueda hincar el diente -al talo, entiéndase- ; como guarnición, una jornada festiva, y como guinda del menú, una atmósfera anticiclónica que invite a salsear al aire libre. Apliquen la fórmula a cualquier feria, romería o mercado y el resultado es sinónimo de éxito. Matemática pura con una sola variable: el disfraz que le acompaña. Y el napoleónico no se había estrenado todavía. Cosa extraña si se tiene en cuenta que de Vitoria salió hace ya casi dos siglos, y con el rabo entre las piernas, el mismísimo general Bonaparte.
Pero a diferencia de San Sebastián -cuya tamborrada evoca cada 20 de enero el episodio bélico de la invasión del ejército francés durante la Guerra de la Independencia- la capital vasca había escapado hasta la fecha de cualquier reminiscencia napoleónica. Tan sólo la 'tarta nupcial' que preside la plaza de la Virgen Blanca mantenía vivo el recuerdo de la batalla que cambió la historia de Europa. Pero el pasado, tarde o temprano, reaparece. Siempre.
Esta vez, lo ha hecho 198 años después, a poco más de dos años del bicentenario del combate y de la mano de la asociación Ipar-Arriaga, la artífice y verdadera valedora -el Ayuntamiento no ha puesto un solo euro- del primer mercado napoleónico de Vitoria que se despide hoy del parque de Arriaga después de un intenso fin de semana. Prueba de ello ha sido la formidable acogida de esta cita que pretende devolver a la ciudad esa página de su historia más gloriosa.
Más de cien puestos
A mediodía, la foto del parque de Arriaga tomada desde Portal de Foronda mostraba, pues, en primer plano el aluvión de gente que enfilaba ya a esa hora el acceso al mercado para adentrarse acto seguido en un zoco invadido por una multitud que campó, con algún que otro agobio, por más de un centenar de paradas, puestos, tabernas y talleres artesanales maqueados para recrear las últimas horas de Napoleón Bonaparte en Vitoria.
Las herboleras conversan con el zapatero. A su lado, Etilio, el soldado borracho se tambalea sobre sus zancos, mientras el repostero invita a una ronda de pastel vasco «del campeón de Euskadi, que soy yo». Los pendones napoleónicos peinan los sombreros de dos picos que distinguen a los soldados de las tropas francesas y los tasqueros mantienen el cuerpo y el alma unidos a tragos. De vino. «El agua sólo para limpiarse».
Las marchas afrancesadas y la música goyesca amenizan el recorrido por el angosto paseo que desemboca al otro lado del parque. El olor a lilas, a queso de Mahón, a churrasco y a chorizo criollo impregna el ambiente. Pintores, herreros, orfebres y artesanos ofrecen sus mejores y más curiosos productos. Entre ellos, se asoma el libro más pequeño del mundo: mide 2,1x2,9 -milímetros, por si estaban apuntando ya a la escala centimétrica- y tiene 22 páginas en las que se puede leer, con lupa, el Padrenuestro. Palabra.
Y, de fondo, una y otra vez, Napoleón y su séquito intentan inaugurar el mercado dejando claras las nuevas normas francesas que desprecian las costumbres locales. El pueblo los sabotea con gritos e improperios que terminan con el enfrentamiento entre los dos bandos. El mismo que aquel 21 de junio de 1813, cuando un ejército aliado mandado por el general Wellington dio el golpe de gracia al dominio napoleónico en España al derrotar completamente a los franceses en los campos de la Llanada. Fue un día nublado hasta que por la tarde salió el sol. Exactamente igual que ayer.
En Tuenti

Los soldados de las tropas francesas de Napoleón volvieron a enfrentarse ayer, 198 años después, a las tropas aliadas. :: BLANCA CASTILLO

Cuando Napoleón sí conquistó Vitoria

Los soldados de las tropas francesas de Napoleón volvieron a enfrentarse ayer, 198 años después, a las tropas aliadas. :: BLANCA CASTILLO

Cuando Napoleón sí conquistó Vitoria

Actores recrean el enfrentamiento en la Batalla de Vitoria.

Cuando Napoleón sí conquistó Vitoria

El olor a costillas y chorizo impregnó el ambiente.

Cuando Napoleón sí conquistó Vitoria

Los gremios recuperaron ayer su protagonismo pasado.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.