elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 8 / 24 || Mañana 11 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Vitoria abre por vacaciones

ÁLAVA

Vitoria abre por vacaciones

15.08.10 - 02:32 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Como un domingo continuo. Así era Vitoria hace unos cuantos años a partir del día 10 de agosto cuando Celedón, recién salido de la ciudad, parecía haberse llevado consigo toda la actividad comercial de las calles. Negocios con la persiana bajada, incontables letreros de 'Cerrado por vacaciones' y verdaderas odiseas para comprar una simple barra de pan formaban parte del panorama post-festivo. La capital alavesa, sin embargo, comienza a romper esta tendencia y cada ejercicio son más los establecimientos que deciden abrir este mes ya sea para captar los clientes de quienes se van de vacaciones, intentar equilibrar sus balances en crisis o responder a una creciente demanda de servicios por parte de quienes tampoco abandonan su hogar en estas fechas. EL CORREO ha paseado por los diferentes barrios para comprobar la situación.
Adurza y San Cristóbal
«Hay días que no abrimos la caja registradora»
Las familias vitorianas prefieren aún este mes para abandonar el asfalto de la ciudad en busca de destinos relajantes y los encargados de los diferentes comercios de Adurza y San Cristóbal lo confirman: «Se nota que en estas fechas hay menos gente». Sus escaparates apenas reciben miradas curiosas y por sus puertas se asoman clientes en contadas ocasiones, pero donde más se percibe este escaso movimiento estival es en las cuentas. «Algunos años he abierto todo agosto y había días que no abría la caja registradora», reconocen con cierto pesar en la mercería-droguería Yoli, que ha optado por funcionar sólo en horario de mañana y tomarse vacaciones durante una semana larga. En otros negocios se repite este método de supervivencia veraniega para evitar un cierre total de la tienda aunque son mayoría quienes se decantan por no subir la persiana hasta que septiembre se encuentra cerca. Eso sí, no todos pueden permitirse este 'lujo' pues, pese a que «bajan las ventas, los autónomos si no trabajamos, no ingresamos», zanjan en armería La Jungla.
Avenida y Gorbea
Hasta final de mes no se recupera la actividad
Hasta el 22, el 26 o el 29 de agosto y los más afortunados, hasta el 2 de septiembre. Ésta es la última jornada de vacaciones que disfrutarán los propietarios de numerosas tiendas y cafeterías que se extienden por la Avenida de Gasteiz y la calle Gorbea, que ya han colgado el tradicional letrero de 'Cerrado por vacaciones'. Sin embargo, la costumbre de hacer las maletas tras la marcha de Celedón ya no lo es tanto y unos cuantos establecimientos, como aseguradoras, tiendas de ropa o floristerías, permanecen operativos este mes. Algunos de ellos, además, acabaron con otra tendencia y se animaron a echar la llave a sus locales en fiestas ya que en ciertos casos -Viajes El Corte Inglés descansó el día de la patrona y Vodafone, del 4 al 9- no son las jornadas más propicias para la entrada de clientes, que se hallan, sobre todo, en las terrazas de las cafeterías del centro durante La Blanca.
Calle Francia
«Tenemos mucho trabajo después de las fiestas»
Los vecinos de la calle Francia no se toparán con ningún problema a la hora de hacer la compra, tomar un café o comer fuera de casa en las próximas jornadas. Esta vía conserva hoy un aspecto bastante parecido al del resto del año pues los comerciantes se han dado cuenta de que «se trabaja mucho después de las fiestas», confirma Mario Arzoz, empleado de la frutería Sufruta. En este negocio no descansan en agosto, igual que en la pastelería Don Pedro o en la agencia Viajes Araba, donde nunca se han marchado de Vitoria en esta época y tampoco tienen intención de hacerlo en años venideros. Y a unos pocos metros, Detalles de Casa, dedicada a los complementos para el hogar, elige este mes para tomarse un respiro aunque «de las dos semanas que nos cogimos el verano pasado hemos bajado a una», concretan.
Casco Medieval
Quienes se han ido de vacaciones, vuelven antes
La Cuesta de San Francisco, uno de los puntos de efervescencia festiva, es ahora una muestra del agotamiento que ha supuesto La Blanca para la zona más antigua de la ciudad. «Quedan tres tiendas contadas abiertas y otros tres bares», resume Javier González de Mendoza, dueño de la relojería más antigua de la capital alavesa y presidente de los comerciantes de la 'almendra' medieval. Desde las cristaleras de su joyería, ubicada en esta vía, contempla una zona «a medio gas» -sensación que se repite por otras calles y cantones-, aunque confía en que se recupere el ambiente de otras épocas. Entre la próxima semana y la siguiente será una realidad, pues «este año la gente se va menos días» y están ya a punto de regresar.
Centro
Como el resto del año, salvo en Abastos
Si hay un lugar de la capital alavesa donde estos días se concentran vitorianos y turistas es en el centro. Dato, Postas o General Álava mantienen casi intacta su actividad habitual que, en determinados comercios, aumenta gracias a la llegada de visitantes pues mientras los autóctonos salen de la ciudad, los foráneos pasean por sus calles para equilibrar la balanza. Y consumen, que es lo que interesa a los negocios. «Se vende bien y, además, hay muchas personas de fuera», constatan desde el mostrador de la boutique Dedal. Así que parece que no hay excusa para echar la persiana durante estas semanas. Los comerciantes ni se lo piensan y en la tienda de ropa infantil Gocco, por ejemplo, controlan hasta las mejores fechas. «A partir del día 15 se empieza a notar más gente», comentan. En la plaza de Abastos, en cambio, este año se ha visto un mayor parón: «Estamos en torno al 50%», señala Manuel Rabasco, presidente del mercado. Ese porcentaje se traduce en unas cinco carnicerías, tres pescaderías, el mismo número de pollerías y un par de charcuterías en marcha. «A la tarde sólo abre alguna para aquellos despistados que se les ha olvidado comprar algo. Pero tampoco hay muchas ventas», añade.
Judizmendi
Abren, pero eligen el horario de mañana
El dilema no se limita este mes a abrir o cerrar el negocio, sino que también existen posiciones intermedias para contentar a empresarios y clientes. En Judizmendi, por ejemplo, se han decantado por esta opción que consiste en funcionar en agosto pero hacerlo «sólo en horario de mañana», como ocurre en el salón de belleza Beti Eder o la carnicería Unzaw. En las calles de este barrio tampoco faltan quienes prefieren continuar con su actividad normal -en electrodomésticos Echarte atienden durante toda la jornada- o quienes ni siquiera se plantean la posibilidad de 'abandonar' sus tareas unos días, como el bar Santa Lucía.
Lakuabizkarra
«Si otros cierran, más clientes para nosotros»
Bajar o subir la persiana en agosto puede ser también una estrategia o una simple cuestión de lógica. «No cerramos nunca. Si los demás cierran, más clientes para nosotros», resumen de forma sencilla los camareros del bar 101 de Lakuabizkarra, donde saben que los residentes en la zona querrán tomarse su vino, su pincho o su café de media tarde en otra barra si no encuentran la suya abierta. En Pizti Bizti, local donde venden alimentos y complementos para las mascotas, comparten esta teoría: «Los animales tienen que comer», indica Fernando Pereda, encargado del establecimiento, con la convicción de que dueños de perros, gatos o pájaros se acercarán a su comercio si sus competidores más cercanos no trabajan estas semanas. Sin embargo, si a los vecinos de este barrio no les apetece caminar por sus calles en busca de una tienda abierta, siempre podrán recurrir al centro comercial Lakua, que mantiene su actividad normal.
Salburua
Los comercios debutantes no echan la persiana
La Avenida de Londres presenta estos días un aspecto similar al de las calles de la ciudad fantasma en que se convertía Vitoria años atrás con el final de La Blanca. Cualquier transeúnte puede contar a su paso los comercios abiertos y cerrados por vacaciones y observará que los últimos -desde clínicas dentales, autoescuelas u oficinas bancarias a pescaderías o tiendas de decoración- ganan con claridad. Pese a ser un barrio joven, Salburua también descansa estos días y son los responsables de los locales debutantes quienes deciden quedarse sin verano para que los libros de cuentas cuadren a final de año. «Abrimos todo agosto porque llevamos sólo dos meses aquí», apuntan desde el restaurante Circular. «Esta tienda funciona desde Navidad así que es nuestro primer agosto», aportan en Goya como motivo para trabajar durante estas fechas. En estos dos establecimientos principiantes no se plantean un respiro y tampoco lo hacen en el bar Un toque de laurel, pues por sus mesas pasa «muy buena clientela» que quiere seguir disfrutando de sus originales platos.
San Martín y Ariznavarra
«La crisis nos ha afectado demasiado»
La situación económica ha empujado también a algunos empresarios a abrir sus locales en busca de números positivos. «Esta calle está parada hace mucho tiempo. Estamos todos muy desilusionados porque no hay trabajo, la crisis nos ha afectado demasiado», reflexiona Mercedes Fernández desde su pequeña tienda de productos naturales a base de aloe vera en Adriano VI. Y por esto precisamente ha decidido abrir este agosto, aunque sólo de 10.00 a 14.00 horas. «Los demás han cerrado casi todos, salvo un bar», asegura tras echar un vistazo a su alrededor. En Beato Tomás de Zumárraga ocurre algo parecido y en más de un establecimiento, como la vinoteca Elquerra, confirman que «es el primer año» que no descansan este mes. Los vecinos se habían acostumbrado justo a lo contrario, a tener que caminar varias manzanas para hacer la compra o conseguir una caja de aspirinas, aunque en San Martín, sobre todo en los alrededores del parque, recalcan que «todo sigue parado, los pequeños comercios están cerrados». Los grandes, no obstante, no alteran sus rutinas.
Sansomendi
Sólo quedan bares y supermercados
Los vecinos de Sansomendi podrán subsistir estos días sin salir de sus calles. En el barrio permanecen abiertos los negocios de primera necesidad, como los supermercados, y también aquellos donde pasar los ratos de ocio, como los bares. El resto, fuera de servicio. Vendedores y compradores admiten que el barrio se queda «bastante muerto» tras la noche del 9 de agosto, aunque los días previos tampoco hay mucho movimiento por la zona, ya que sus vecinos se habían ido de veraneo o transitaban por los recintos festivos.
Zabalgana
A partir de mañana, vuelta a la normalidad
Zabalgana funcionará este mes a medio gas. Los comerciantes se han tomado la primera quincena de relax -fiestas incluidas pues la actividad se traslada esos días al centro de Vitoria-, pero mañana regresarán a la realidad laboral, tal como avisan los carteles pegados en numerosos escaparates. A su vuelta encontrarán los bares, cafeterías y restaurantes, como L'Or o algún local de comida oriental, igual que los dejaron a primeros de agosto. Y es que los hosteleros no se han movido del otro lado de la barra. «Hay que tener algo abierto porque todo el mundo cierra», señalan desde los negocios operativos donde recuerdan que su público se compone, sobre todo, de gente joven. Muchos de estos clientes, argumentan, no han escapado tampoco de la ciudad este verano. La crisis, los gastos de la hipoteca y otros más añadidos les han obligado a descansar en su sofá habitual y, como consecuencia, a acudir también a sus tiendas de siempre.
Zaramaga
El Boulevard se lleva la mayoría de los clientes
«En agosto todo está flojillo», reconocen desde Horno Santa María, en el barrio de Zaramaga, donde ven menos tiendas abiertas, pero también una caída del número de clientes. Sin embargo, esta tendencia estival no desanima a todos los comerciantes pues muchos optaron por trabajar este mes hace unos cuantos ejercicios y conocen de sobra el panorama que se les presenta. En el café Plantío constatan que «hay poca gente» después de La Blanca, mientras que en el bar Amapola, con Josefa González al frente, defienden que pese al final de las fiestas «se trabaja muy bien». La persiana de este local, al que acuden sobre todo residentes en la zona, se levanta en estas fechas desde hace 15 años. Y hasta 35 años lleva el bar Amaya sin cerrar en verano. Pese a ello, los negocios que mejor funcionan hoy en este distrito se concentran en el centro comercial El Boulevard, donde los vitorianos pueden acudir con la seguridad de que sus tiendas no han parado por vacaciones.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Vitoria abre por vacaciones

La plaza de Abastos se encuentra este agosto «al 50%» y muchos de sus locales funcionan sólo por la mañana. :: RAFA GUTIÉRREZ

Vitoria abre por vacaciones

El bar Amapola de Zaramaga abre en agosto «desde hace 15 años». :: FOTOGRAFÍAS: RAFA GUTIÉRREZ

Vitoria abre por vacaciones

Algunos comerciantes no han renunciado a sus vacaciones pero sí han reducido el número de días.

Vitoria abre por vacaciones

Mercedes Fernández no cierra su tienda de productos de aloe vera aunque la calle «está parada».

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.