elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 12 / 17 || Mañana 10 / 23 |
más información sobre el tiempo

Álava

DEPORTES ÁLAVA

Correr a los 40

30.05.10 - 03:09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
A cualquier hora del día es posible ver a alguien corriendo por el Prado. No muy rápido, más bien lento; estética normalita, nada de recordmans mundiales; y posiblemente algo talludito. El espejo del céntrico parque puede trasladarse, con menos densidad, al resto de zonas verdes de la ciudad, desde el bosque de Armentia, a Zabalgana o los caminos que avanzan a orillas del Zadorra. Lugares cada vez más salteados por estos maduros principiantes. Gente que le ha cogido gusto al atletismo en primera persona, pero que no corre por afán competitivo; sus razones ocupan un amplio arco en el que entran salud, estética, terapia antiestrés, el bienestar que proporciona hacer algo de ejercicio o todo a la vez. Es un fenómeno nuevo, común a hombres y mujeres y va en aumento.
Acotar con números esta moda que viene para quedarse resulta complicado. En primer lugar, por su propia esencia. Se trata de personas que, en su mayoría, no se federa y su única experiencia competitiva se reduce a las carreras populares. Algunos, muchos, ni eso. Sin embargo, cualquier experto en el tema atlético da fe de este auge y de que no es un fenómeno exclusivo de la capital alavesa, sino común al mundo occidental y que procede de Estados Unidos, como casi todo.
Mikel García Zurbano, director técnico de la Federación Alavesa, aporta algunos números parciales que ayudan a entender el asunto. «En el Circuito Alavés de Carreras Populares tenemos unos 108 inscritos y un 70% tiene más de 35 años. Es una tendencia que cada año va a más y yo lo veo tanto en nuestras carreras como en la gente que se entrena por el Prado». Las estadísticas responden también en esta dirección cuando se consulta la categoría femenina. «En cada una de nuestras pruebas suele haber de un 20 a un 24% de mujeres. En Madrid, por ejempo, es menor; baja a un 9-10%. Pero en ambos casos se registra un aumento apreciable. Hace cinco años estas cifras eran inimaginables».
Martín Fiz organiza el maratón que lleva su nombre y una prueba de 10 kilómetros más idónea para este sector de aficionados. «En la carrera popular, el 80% tiene más de 35 años y hay muchas mujeres. Esto era impensable hace cuatro o cinco años. Y con el tiempo, la carrera popular tendrá muchos más participantes que la maratón». En la edición de 2010 los populares (409 acabaron de unos 700 inscritos) superaron a los maratonianos (373 por 600). Por su parte, Luis Miguel Sáez de Cámara, organizador de la Vitoria a Estíbaliz, otra de las carreras relevantes del calendario alavés, ratifica las impresiones de los anteriores. En la última edición, de unos 650 participantes, el 58% superaba los 40 años, un número récord. «Pero no sólo de los de 40, sino de los de 50 y más. El aumento es constante». Basta compararlo con los datos de hace diez años, cuando el mismo colectivo no llegaba ni al 37%.
Comodidad
Y ¿por qué correr? ¿Existirán otras modalidades deportivas con un incremento semejante? A esta segunda pregunta es casi imposible responder. Resulta probable que a las piscinas de los centros cívicos, por ejemplo, exista una mayor afluencia de personas. Pero no hay carreras populares en natación para establecer una radiografía que registre ese hipotético aumento. A la primera cuestión, García Zurbano aventura algunas hipótesis de pura lógica. Vitoria es un lugar privilegiado para trotar al aire libre, apunta. A diez minutos del centro de la ciudad, existe un espacio verde en el que poder sudar y disfrutar de la naturaleza. A esas condiciones excepcionales se unen otras. «Correr es lo más cómodo cuando alguien tiene poco tiempo», dice García Zurbano. «Sales de casa, haces tu recorrido y vuelves. No has gastado nada de tiempo en desplazarte a un gimnasio, coger el coche, encontrar aparcamiento y demás. Es más fácil planteárselo».
Por otro lado, correr es una actividad física de alta exigencia; es decir, con poco tiempo el cuerpo se esfuerza mucho. Y eso también supone un ahorro de tiempo ante otros deportes de menor consumo energético, como andar o la bicicleta. Todas las actividades físicas son buenas, pero si se trata de estar como nuevo después de sólo 40 minutos de ejercicio, el atletismo puede ser una solución idónea para las personas con agenda apretada.
Estabilidad y endorfinas
La siguiente pregunta surge de manera automática. ¿Por qué se trata de gente madura, de unos 35 años y más? «Generalmente son personas que en su día hicieron algo de deporte y luego lo dejaron por estudios o trabajo». El que habla es Martín Fiz. «Una vez asentados, con una casa, una familia, un trabajo... vuelven al deporte porque quieren cuidarse y todavía se sienten jóvenes. Buscan un equilibrio, emocional y físico, y lo consiguen corriendo. Y es más mental que otra cosa. Llevamos una vida de mucho estrés, con prisas, y el ejercicio nos ayuda a equilibrarnos».
En este punto, el ex campeón del mundo de maratón ya no habla de sensaciones, sino de bioquímica. La actividad física aeróbica genera endorfinas, una sustancia que se produce en una glándula de la base del cerebro, la hiófisis. Son proteínas que inhiben las fibras nerviosas que trasnmiten el dolor y la fatiga, analgésicos naturales que el cuerpo produce ante determinados estímulos como el deporte. El bienestar que se siente en las horas siguientes al esfuerzo hunde su raíz en una desapasionada reacción química.
En la mayor afluencia porcentual de mujeres, Fiz y Zurbano coinciden en la importancia que tuvo y aún tiene la Carrera de la Mujer. «Se organiza desde hace tres o cuatro años» -en el presente se celebrará el 13 de junio- «y desde entonces se nota un impulso considerable». Fue una especie de pistoletazo de salida para un sector de población menos permeable al deporte. Para el director técnico de la Federación Alavesa, las chicas parecen haberle perdido el miedo a salir y «a que las miren hacer deporte. Creo que la cultura de la ciudad también ayuda, porque aquí existe una tradición deportiva mayor que en otros lugares».
Los expertos consultados aseguran que en la categoría femenina el aspecto competitivo casi desaparece -o es más atenuado que en los hombres-, de la misma forma que tampoco son amantes de las grandes distancias -a mayor recorrido, su porcentaje baja-.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Correr a los 40

Una moda en auge. En Vitoria cada vez resulta más frecuente ver atletas aficionados por sus parques, como este grupo que corre por el paseo de Fray Francisco. :: IGOR AIZPURU

Correr a los 40

Itziar Prieto, la sexta por la izquierda, con su grupo de Tea Baldea, estirando en las barras de madera del parque del Prado. :: IGOR AIZUPURU

Correr a los 40

Churruca y su grupo aspiran a ir a Nueva York. :: A. I.

buscador

Buscador de deportes
buscar
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.