El Correo

¿Cuánto cuesta el móvil de moda?

Imagen del Samsung Galaxy S8.
Imagen del Samsung Galaxy S8.
  • Un estudio revela que los fabricantes vienen a pagar por las piezas solo la mitad del precio final del teléfono

Pagar un móvil nuevo al contado es una cosa extraña a día de hoy. Financiación, cuotas mensuales que jalonan la factura del teléfono e incluso una especie de ‘leasing’ que permite renovar un terminal cuando sale el modelo nuevo son algunas de las formas a las que se recurre para poder acceder a alguno de los dispositivos más deseados del mercado. Apple, Samsung, LG, Huawei… los terminales estrella de las principales marcas suponen un importante desembolso que, en múltiples ocasiones, superan hasta los mil euros.

Pero, ¿cuánto cuestan realmente los componentes de un ‘smartphone’ como el iPhone o el Galaxy S8? El asunto -una pregunta recurrente cada vez que hay un lanzamiento notable- ha vuelto a ponerse en primera fila después del cruce de rumores que apuntaban a un posible retraso de la nueva invención de Apple para el mundial de constructores móviles.

Recientemente ha salido a la luz un estudio de la consultora IHS Markit que ha conseguido desmenuzar, pieza a pieza, el precio de un iPhone 7. El informe toma como referencia el modelo de 32 GB de memoria que viene a suponer un coste unitario de fabricación es de 224,8 dólares (casi 206 euros). El elemento más caro es la pantalla, que roza los 40 euros. La placa base son 31 euros. Les sigue el procesador, que se queda en 25 euros, mientras que la memoria, entre otros elementos, cuesta 15 euros. El cable de corriente, la base de carga y los auriculares, junto a la caja, son 11 euros. La batería apenas suponen 2,3 euros. El proceso de ensamblarlo todo suma 5,8 euros entre la mano de obra y el material de sellado.

Si se suman estas y otras cifras, como se decía, el terminal sale de la cadena de montaje con un coste de 206 euros, según los datos de IHS Markit. En España, el precio de venta de este terminal es de 769 euros, lo que dejaría un margen de 563 euros si no se tienen en cuenta otras inversiones: proceso de creatividad, investigación, logística…

El reciente estreno del Galaxy S8 ha venido acompañado de un estudio similar, también firmado por IHS Markit. En el caso de la factoría surcoreana los costes de producción son más elevados: 286 euros. Esto supone un ascenso de casi 40 euros frente a la anterior generación, el Galaxy S7. Teniendo en cuenta que el precio de salida es de 809 euros, el margen que dejaría -si solo se valora el coste de los componentes- en más de 400 euros.

Como en el anterior caso, todo ese dinero no va íntegro a las arcas de la compañía. Ahí es donde entran los costes ocultos. Hay que pagar los aranceles correspondientes, el almacenaje, la distribución, la comisión a los distribuidores… Algo que hace casi imposible saber cuál es el beneficio final que se lleva el fabricante de los teléfonos. Muchos han intentado fijarse en el modelo de algunos fabricantes chinos para encontrar vías para reducir los costes. OnePlus, en sus comienzos, vendía solo por invitación. Esto le permitía controlar el ‘stock’ y los gastos de almacenarlos era mínimo.

Boca a boca

Por su parte, un directivo de Xiaomi -conocida por ofrecer grandes prestaciones a precios asequibles- presumía hace unos días que ellos han conseguido una marca que huye de la publicidad tradicional, que vive en gran parte del boca a boca y de las redes sociales. Donovan Sung, director de administración de productos, asegura que todos los procesos y piezas son auditados en busca de una rebaja del precio.

«Somos muy eficientes, tratamos de contratar al menor número de personas que permitan que nuestra operación se lleve a cabo de forma óptima», argumentaba el ejecutivo en una entrevista a un portal especializado mexicano. «Nosotros sabemos que vendemos tecnología a buen precio. La filosofía no es la de un margen del 80%», aclaraba, a la par que concluía que el coste de producir un teléfono de alta gama puede ser de cien euros, pero hay empresas que lo triplican.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate